23 de julio de 2006

Morir como un héroe

Me he quedado de piedra al leerlo: Un joven muere apuñalado tras defender a unas chicas que estaban discutiendo con unos rumanos.

Me ha llamado la atención porque lo normal en casos como este es que la gente pase, como si el problema no fuera con ellos. Ya lo han contado alguna vez en la tele, casos de mujeres a las que su marido estaba gritando y pegando en medio de la calle y horas despues aparecía muerta en su casa. La España solidaria de toda la vida, vamos.

Pero desde luego en este caso no ha ocurrido eso, gracias a un tal Gonzalo, de 26 años. Ha muerto, si, pero ha muerto defendiendo algo, y no es lo mismo morir asi que morir de otra manera, la verdad. No le pondrán una estatua, pero en lo que se refiere a mi, lo considero un héroe y un modelo a seguir. Aun quedan héroes en el sentido tradicional del término (contaminado tan solo por algúna que otro fantochada de Hollywood), gente capaz de actuar de manera correcta y morir como consecuencia de esa elección. Aunque quizás en realidad el tipo era un facha y les plantó cara por ser rumanos - algo que dudo, porque los racistas y xenófobos rara vez tiene huevos a dar la cara si no van acompañados de media Legión y son ellos los que llevan la navaja -, eso nunca se sabe. Pero como uno no sabe, mejor quedarse con el lado romántico. Al fin y al cabo, la famosa foto de Robert Capa del miliciano cayendo es (de acuerdo con mucha gente) una mentira, una representación teatral por los milicianos a los que acompañaba, y eso no quita a la imagen ni un ápice de su significado. Por eso prefiero pensar que al tal Gonzalo nadie le había llamado, que podía haber seguido su camino y haber mirado para otro lado, pero que no lo hizo.

Los que lo mataron eran rumanos. Algo que aprovechan xenofobos y racistas para meter en el mismo saco a absolutamente todos los inmigrantes. Y para echar la culpa al PSOE, porque ahora resulta que la inmigración es un invento del PSOE y la izquierda progresista, y está probado científicamente que si no fuera por el efecto llamada de Zapatero, no vendría a España absolutamente ningún inmigrante. Es más, permitanme hacer una predicción: Si en las próximas elecciones generales recupera el gobierno el Partido Popular, echarán la culpa de las nuevas oledadas de inmigrantes - que vendrán - a la herencia del efecto llamada de Zapatero, olvidando comentar, de refilón, que George Bush acaba de hacer con los inmigrantes de EEUU exactamente lo mismito que hizo Zapatero. Y la muerte de Gonzalo es casi un daño colateral producto de ese efecto. A ver sino, como lo explican vds.

1 comentario:

  1. Cuánta razón, personas como ésta o «El padre coraje» son héroes y no tanta peliculería que se nos presenta día a día.

    ResponderEliminar