12 de abril de 2007

Probando Mac OS X

Por azares azarosos del destino, durante dos días tuve en mis manos un Mac (viejito, un G3) para quitarle una contraseña que había heredado de su anterior vida oficinesca. Una vez restaurado su funcionamiento original, he tenido oportunidad de utilizar Mac OS X. Supongo que más de uno que lea esto tendrá su Mac, pero otros (los que más) fijo que no, igual que yo. Ya había probado Mac OS X anteriormente, pero nunca con el rigor necesario que proporciona el tener un Mac y enfrentarte a él un tiempo prolongado.

Lo primero que ocurre cuando uno tiene un Mac es la invasión del elitismo. En el preciso momento que empieza a usarlo sientes ganas de ir a los foros a recordarles a los ignorantes usuarios de windows y a los desaliñados hippies linuxeros mi estatus tecnológico. Y no tiene nada de malo sentirte superior a alguien y despreciarlo cuando uno tiene razón y cuando el depreciado ha cometido el grave e imperdonable error de no escoger Apple cuando tuvo la oportunidad. Es como cuando un dueño ilegítimo de un Palantir se atreve a utilizarlo cuando Sauron está mirando por otro Palantir: sufres una visión de un tipo con gafas y unas vestimenta extrañamente familiar. Los dueños de Mac saben de que hablo.

Lo segundo que me llamó la atención es lo bien que funciona Mac OS X con pocos recursos, a pesar de lo que había leido sobre su consumo. El equipo que yo tuve en mis manos era un G3 a 400 MHz y 192 MB de RAM, y a pesar de ello podía arrancar y usar la versión del software: 10.3.9. Que no es la última, pero casi (la última es 10.4, 10.5 aun no existe). Me llamó mucho la atención porque para ejecutar un software equivalente a Mac OS X como lo es Vista, necesitas la madre del cordero. Obviamente, eso no significa que Mac OS X en este trasto vaya igual de rápido que Vista en un equipo moderno con 1 GB o más de RAM: Lo que quiero decir es que Vista no funcionaría en este equipo ni aunque lo portaran, a pesar de que Vista tan solo intenta igualar a Mac OS X en muchos aspectos. Sobre todo, me llamó muchísimo la atención la eficiencia del sistema gráfico: pude disfrutar de las famosas transparencias, animaciones y transiciones de Mac OS X, aceleradas por hardware, sin afectar en absoluto al consumo de CPU - y sin ser éstas afectadas por el consumo de CPU de otros programas, lo cual generaría animaciones poco fluidas. Obviamente, hay que reconocer que, dadas las características del equipo, las animaciones no eran totalmente fluidas, pero el uso de recursos no las empeoraban. Y las transparencias eran perfectas: Si movias una ventana, las transparencias estaban ahí, nunca vi pausas en las que el sistema se parara a redibujar. Todo esto, con una tarjeta gráfica de tan solo 8 MB de memoria de video. El Aero de Vista necesita un mínimo de 64.

Lo siguiente que me llamó la atención fue el dock. Solo puede ser descrito con una palabra: útil. Las barras de tareas de Windows, KDE y Gnome se convierten en algo a lo que aborrecer despues de utilizarlo. La clave no está en esas animaciones tan impresionantes, sino en el hecho de unificar la función de "lanzador de aplicaciones/menú de inicio" y la de "barra de tareas". En Mac OS X parece potenciarse mucho el concepto de instancia: Tienes una aplicación, un icono que la representa, y desde ese icono lo mismo arrancas inicialmente la aplicación que maximizas las ventanas que la pertenecen.

Lo siguiente es la barra superior de menues, que alberga el menú de "archivo | editar" etc. La ubicación de esta barra podría ser considerada un fallo por estar ubicada en un lugar que no parece tener nada que ver con la aplicación, pero la verdad es que tiene muchas ventajas. En primer lugar, no recarga la interfaz. Me explico: Tienes la ventana, unos iconos - grandes, coloridos, diseñados con formas distintas para distinguirlos bien - para las funciones más comunes, y punto. Eso tiene una gran ventaja: La interfaz está diseñada solamente para eso, no para albergar los menus. Esto hace que puedas tener una ventana de un programa de IM - ventana vertical, con poco espacio para menues -, y luego tengas 7, 8, 9 entradas de menu. Puedes permitirte añadir menus con un montón de funcionalidades poco comunes y sin embargo no recargar la interfaz ni un ápice. En los sistemas sin este sistema, ese mismo programa de IM tendrá que diseñar una estructura de menues con 3 ó 4 menues principales, como gaim, porque en la ventana vertical no caben más. Además, al estar arriba del todo es muy sencillo pincharlos, no hay que apuntar: mueves el ratón arriba del todo, y au. Como debido al diseño del dock es muy común utilizar las funciones de cerrar programa y nueva ventana a través de menues, esto viene de puta madre.

El último punto al que me gustaría hacer referencia es la extrema responsividad (o como se diga) de la interfaz gráfica. Siempre. Bueno, si cargas una verdadera barbaridad no, pero si lo cargas solo una barbaridad si. Un punto que me llamó mucho la atención es que en OS X solo parecen mostrarse las ventanas cuando ya están dibujadas. Eso quiere decir que jamás verás dibujarse una ventana y poco a poco dibujarse los widgets y cargarse los iconos. No. Se dibuja todo, y cuando se termina, se muestra la ventana, pun, en un instante. Y si el sistema no está diseñado para hacer exactamente esto, que lo dudo, el resultado final lo parece. Mientras se hace todo esto la aplicación simplemente está....arrancando, y no se muestra nada.

Y esta es mi review de OS X. Podría comentar más cosas, como la excelencia de Adium, pero como algunos se habrán dado cuenta, me gustan más las columnas que forman las cosas que las casas que se construyen en ellas.

4 comentarios:

  1. No tiene mucho que ver, pero va sobre lo que comentas de la barra de tareas de Windows, Kde y Gnome. Y es que me llama la atención lo útil que es el panel de Xfce, que te permite poner lanzadores desplegables sobre otros lanzadores. Es decir, al lado del icono de aMsn tengo una pequeña flechita que, al pulsar sobre ella, me despliega un menú con xChat y Gajim. Así en una única barra tengo todo lo que necesito y muy muy ordenado... Y todavía no me explico que no se pueda hacer lo mismo en Gnome ni en Kde.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:41 a. m.

    Se te olvida una cosa importante: el tiempo de arranque.

    ResponderEliminar
  3. Ey, al final te pasarás al lado bueno ;-)

    Yo me compré un iMac hace un año y medio, y hará unos cuatro meses me compré un MacBook... estoy de acuerdo en todo lo que dices, y la verdad es que hoy por hoy ni hay SO que lo supere ¿lo habrá? puede que si, linux avanza a una velocidad de vértigo y seguro que se acercará más rápido que Windows.

    En cuanto a cuestiones gráficas, la 10.4 es más rápido que la 10.3, y en la 10.5 va a ir a toda leche, aprovechando el doble núcleo de los procesadores intel. Vamos, que según prometen los de Apple, puede que requiera más RAM, pero también será un sistema más rápido que el 10.4 (igualito que Vista comparado con XP).

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3:42 a. m.

    ¿El tiempo de arranque del Mac? MacBook: 25 segundos desde apagado total a encendido completo. Salida de reposo a encendido: 1 segundo.

    ¿Quien lo iguala?

    by servesita.org

    ResponderEliminar