31 de mayo de 2007

Definiendo el futuro de la web

Hace unas semanas el encargado de software libre de Google, que es uno de los que estaba en slashdot, anunció que ayer, que era el "día del desarrollador Google" (o dicho de otra manera, conferencia anual de programadores que utilizan productos Google), se iba a anunciar "algo especial". Y vaya si se ha anunciado. Se ha anunciado Google Gears, que es una extensión opensource para navegadores que permite ejecutar aplicaciones web "offline".

Lo que esto significa es que se podrán construir aplicaciones con las tecnologías habituales, pero que esas aplicaciones podrán funcionar sin estar conectadas a red. Para ello, se hace que el navegador pueda hacer las siguientes cosas: 1) Cachear el "programa" (css, .js, html, imágenes) 2) Permitir al programa almacenar datos localmente en una base de datos SQL (implementada con sqlite), y 3) Facilidades de programación para que el programa nunca bloquee la interfaz (no me lo invento yo, son los tres pilares que documenta Google)

El lector observador se dará cuenta de que estas cosas no son nuevas y ya existían de una forma parecida; 1) Los caches de los navegadores llevan cacheando datos desde hace tiempo 2) Las cookies permiten a las páginas almacenar datos localmente desde siempre y 3) Las técnicas AJAX ya permiten hacer programas que no bloqueen la interfaz. Es por esto que se puede concluir que en realidad no estamos hablando de algo fundamentalmente nuevo, sino en un perfeccionamiento de la tecnología ya existente. Quizás el ejemplo más claro de ello sea el de las cookies: Las cookies actuales están limitadas a 4K y a 20-50 cookies por dominio. Es absurdo tener estas restricciones de espacio, con la cantidad de GB que se tienen hoy. Asi que con esta nueva tecnología se permitirá a la aplicación almacenar más información. Y el sistema de cacheado que anuncia Google noes más que una manera de tener mayor control sobre los caches que ya existían.

El propósito de toda esta tecnología supongo que es la creación de aplicaciones que se descargan y empiezan a funcionar localmente y que sólamente se conectan con el servidor cuando lo necesitan. Es decir, hacer posible el verdadero paradigma de "aplicación web", además de hacer posible la instalación sencilla de aplicaciones de escritorio en el navegador. Por supuesto, toda esto de las aplicaciones web no es cosa solo de Google: Firefox 3 tambien tiene soporte nativo de dichas aplicaciones "offline". Y tanto Google como Firefox 3 no hacen más que aproximarse a las capacidades de "almacenamiento offline" de los futuros estándares de la web como HTML 5. Aunque de momento, lo de Google es incompatible con las capacidades de Firefox 3.0, que se han desarrollado para cumplir escrupulosamente las tendencias del futuro de la web. Pero sin duda Google arreglará eso pronto, porque a Google no le interesa controlar el "entorno" de esta tecnología. En cualquier caso, está claro que la caja de Pandora del futuro de la Web se acaba de abrir ayer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada