30 de mayo de 2007

Paaaaayo, comprame llamaaaaaadas

(Tambien titulado, con deliberada chulería, "Ensayo sobre economía en la Red"). Nos enteramos hoy de que Skype cierra sus 6 oficinas en Europa, dejando solo la de Londres. Los amigos de Varsavsky y Fon, me refiero. ¿Pero no era Skype parte del web 2.0 y el web 2.0 una buena base de negocio? Lo bueno es que los de Skype son conscientes del problema: "En la parte gratuita del software, el crecimiento es bueno. Por el contrario, en la parte de pago, nuestra actividad atraviesa un momento muy difícil". Es decir, que cuando regalan las cosas la gente las quiere, y cuando cobran por ellas no. Bien, es un principio.

Supongo que el de Skype se podría citar como típico caso de "muerte por éxito", el mismo síntoma que se le presuponía (y presupone aun hoy en manos del solvente Google) a Youtube: Un servicio con tanto, tanto éxito, que la avalancha de millones de usuarios amenazaba la poca recaudación y débil modelo de negocio que sustentaban el pago de servidores y ancho de banda; aunque Skype no ha muerto ni va a hacerlo. Pero en realidad el de Skype no es más que el típico caso de burbuja pinchada que tantas y tantas veces se ha dado en la joven industria informática y especialmente alrededor de Internet. Skype no es más que otro programa shareware, como tantos cientos de programas shareware que en la década de los 90 eran publicados por programadores freelance y que te ofrecían funcionalidad completa a cambio de mandar 5$ a tal dirección. Cambian algunas cosas: el número de personas que utilizan internet hoy y que pueden optar por usar Skype, cambia el concepto de internet , cambia lo que se ofrece. Pero sigue siendo el mismo modelo: Toma un programa gratis que hace cosas, y pagame para que te deje que haga más cosas. La única novedad es que en vez de enviar 5$ a una dirección y recibir un código, se automatiza el proceso a traves de un formulario web, supongo.

Resulta increible que despues de tantos años se pretenda seguir dinero de la misma forma. No es que los de Skype y todos los de la moda web 2.0 sean gilipollas o que sus empresas no ganen dinero. Skype tiene 500 trabajadores, lo cual es ya de por si un gran éxito, y que la empresa no va a desaparecer es evidente, porque la funcionalidad que provee es irreemplazable, tan solo tienen que animar algo más a la gente para pagar: y en caso de perder dinero modificarán su modelo negocio para poder ganarlo. Pero creo que es muy llamativo que Skype este pasando ciertas dificultades financieras, idénticas a los de los programas shareware, idénticas a los de la burbuja 1.0 y a los de la actual: debería hacernos reflexionar sobre los grandes problemas de los modelos de negocio basados en internet. Skype proporciona una funcionalidad maravillosa, mágica: ¡Llamadas a través de Internet! ¿Como es posible que una tecnología tan maravillosa esté falta de clientes? ¿Como es posible que una empresa que debería, por su posición, sentar las bases de las telecomunicaciones personales del futuro, tenga estos problemas? No es un problema del producto, que es magnífico: El problema es el modelo de negocio - que a su vez repercute negativamente a largo plazo en la inversión de I+D en el producto. ¿Como es posible que las grandes empresas de telecomunicación hagan bien de dinerito con sus servicios de llamadas de fijos (supongo que les de beneficios) y una empresa con una tecnología innovadora, rompedora, magnífica, tenga problemas de crecimiento? Skype debería estar abriendo oficinas no solo en Europa sino en el culo de Bin Laden, si el modelo de negocio fuera óptimo.

De hecho, en mi opinión la ausencia de modelos de negocio sólidos -o más bien, la ausencia de la tecnología necesaria para crearlos- en Internet está limitando el crecimiento de Internet. Pero mira Google, me dirá alguno: Efectivamente, Google hace bien de dinerito mediante su modelo de negocio basado en publicidad, ese es el único modelo realmente exitoso a día de hoy. Pero la publicidad no puede financiarlo todo (razonamiento más adelante). La publicidad tiene éxito porque es un mercado con unas características especiales: No se centra en vender un producto o servicio, sino en motivar (y manipular, aunque Luis Bassat no perdonaría que alguien dijera ésto despues de haber leido su Libro Rojo de la Publicidad) al consumidor para que lo compre. El modelo de negocio de la publicidad es mostrar publicidad donde haya mucha gente que la vea. En ese aspecto Internet funciona porque hay millones y millones de usuarios que lo utilizan y a los que puede mostrarse la publicidad. En los 90 el modelo de publicidad fracasó porque no había tanta población, y porque no había plataformas de publicidad decentes como AdSense, pero hoy tiene éxito. Respecto a los juegos online de pago, funcionan solo gracias al fanatismo, se mantienen muy lejos de la población.

¿Puede sin embargo vivir Internet de la publicidad eternamente? En parte si...y en parte no: Ahí está Skype y sus problemas. Para que haya economía en Internet tiene que haber un mercado, y no me refiero a hacerse rico, sino a que exista un mercado capaz de generar dinero que pague los servidores de skype y que se reinvierta y a su vez genere mejores productos y servicios. Y como en todo mercado, tiene que haber, no en su totalidad pero si en parte, una oferta y una demanda y un precio. El problema de los modelos de negocio de Internet es que carecen de ese mercado; o traducido a lenguaje informático: No existe hoy en día la tecnología necesaria para hacer transacciones económicas de forma fiable y transparente. Es posible, por supuesto, adquirir cosas poniendo el número de tu tarjeta de crédito en un formulario web, pero esto no constituye realmente una transacción, ni es transparente, ni fiable. No es una transacción, porque lo que estás haciendo realmente es mandar información en un formulario. No es transparente porque la transacción se realiza posteriormente, por canales totalmente apartados de la web, y aunque se hace y puedes confiar en que se hace, mucha gente no confia ni lo encuentra cómodo, y este es el principal obstáculo. Los supermercados han solucionado ese problema mediante dispositivos en los que pasan tu tarjeta, se comprueba la autenticidad con el DNI, se firma un papelito...hay garantías (y aun así mucha gente no las usa). Teclear un número en un formulario web no es muy convincente.

La realidad es que la razón por la que no ha sido posible establecer un mercado sólido de Internet y modelos de negocio que aprovechen ese mercadp es porque no existe la tecnología adecuada para pagar productos y servicios. Y si los ciudadanos no pueden pagar comodamente por un producto, dificilmente pueden producirse transacciones, y dificilmente pueden montarse modelos de negocio más allá de la publicidad. Por eso Skype y muchos servicios web tienen que lanzar versiones gratuitas de productos y servicios: Porque por muy bueno que sea el servicio, si es obligatorio pagar desde un principio no lo usa ni cristo. Por eso se ven obligados a hacer versiones gratuitas y ofrecer más servicios a cambio de pago, y esos modelos invariablemente acaban siendo no demasiado rentables por la misma razón por la que adoptan su modelo de negocio: Del mismo modo que es dificil que software como skype sea exitoso si solo es de pago, es dificil que mucha gente contrate el servicio extra. Y por la misma razón: Por la dificultad que encuentra el usuario en pagar.

Se olvida que pretender que esos servicios web de los que tanto se habla salgan siempre gratis es algo absurdo, puesto que implementarlos y mantenerlos cuesta dinero. O parcialmente absurdo: Si que se puede vivir en una internet gratis, totalmente financiada por la publicidad, incluido skype. Pero esa Internet no será ni la mitad de apasionante, variada y maravillosa de lo que será si, además de la publicidad, se ofrece la posibilidad adicional de que los ciudadanos paguen un precio por un servicio que creen que merece la pena. Tan solo habría que crear la tecnología, y el mercado de Internet se crearía automáticamente con servicios destinados a satisfacer necesidades.

El problema es, por tanto, tecnologico; pero tambien financiero. Para que sea posible construir una tecnología capaz de ofrecer a los usuarios la posibilidad de adquirir todo tipo de productos, es imperativa la colaboración de los bancos. La solución tecnológica bien podría ser una solución análoga a la de un simple supermercado: En la página web del producto/servicio habría un pequeño hueco controlado por el banco, en el que se vea el logotipo del banco etc. y de confianza al usuario. La página que ofrece el producto contactaría con el banco para indicarle el nombre del producto, el precio, datos legales de la empresa etc. Por su parte el usuario comunicaría al banco quien es, su número de cuenta, identificación, etc -para lo cual debería ser posible almacenar esa información de manera segura en el ordenador-. Finalmente, el banco mostraría en el hueco al usuario la opción de realizar o no la transacción, y el usuario aceptaría, con la completa seguridad de que nadie puede engañarle. Lo más parecido a todo esto es PayPal, pero no es todo lo "oficial" que debería ser, este servicio deberían proporcionarlo los bancos. Y ya vale de hacer de pitonisa Lola, que no se me da nada bien.

4 comentarios:

  1. pues eso, el que de en el clavo con el modelo de negocios mas adecuado para VoIP se forrara de dinero

    lo dificil es encontrar ese modelo :P

    ResponderEliminar
  2. Yo sí uso Skype y bastante. No estoy seguro de que proporcione funcionalidades extra al pagar pero básicamente se paga para poder llamar a fijos y móviles.

    En parte tienes razón, no lo uso más porque no puedo pagar cómodamente, pero en parte tampoco pago porque la calidad varía mucho y en general no es muy buena.

    Si tuviese un esmarfón de esos y pudiese conectarme a internet y hacer llamadas más baratas con Skype, como los paquetes que se ofrecen en EE.UU., me lo pensaría, pero como a Europa siempre se llega tarde y éste país siempre llega el último... va a ser que no.

    ResponderEliminar
  3. Si estamos a la cola del uso de Internet, ¿como va a ser boyante el negocio de Skype y similares? Hace falta mucha cultura binaria para que estos servicios "pseudo-elitista-tecnológicos" funcionen al 100%. Además, como dice aloriel, la calidad deja que desear.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo11:41 p. m.

    Estoy más deacuerdo con los comentarios que he leído que con lo que explicas tú en el artículo.

    No dudo de que el no disponer de un medio cómodo, transparente y seguro para llevar a cabo transacciones bancarias frena bastante el éxito de los negocios en internet. Y no sólo skype: de vez en cuando suelen realizarse encuestas para saber cuántas personas han comprado alguna vez por internet, con qué frecuencia y qué tipo de productos. Generalmente casi nadie compra y cuando lo hace lo hace en un sitio fiable y generalmente cosas de poco riesgo: libros o música.

    Vamos, que en mi opinion hay un montón de variables que influyen. Ahora mismo se me ocurren:
    1.- El usuario. Internet no está al alcance de todo el mundo. Generalmente sólo gente con unas determinadas características: edad, nivel cultural, y poder adquisitivo. Me atrevería incluso a añadir unas características determinadas en cuanto a gustos (llámalo frikismo).
    2.- Dadas las circunstancias no todo es fácilmente vendible en internet. Piensa en las garantías que te merece una empresa cuya sede está a miles de kilómetros de tu casa. Piensa que si vas a comprar un producto físico generalmente te tienes que contentar con una ficha que describe sus características y una foto. Si hablamos de servicios de telefonía, como es el caso que nos ocupa, piensa que no es lo mismo encender el ordenador y arrancar el software correspondiente para hacer una llamada que simplemente descolgar un teléfono. Por supuesto que te las puedes apañar para comprar un teléfono compatible (en este caso no serviría uno basado en estándares como SIP sino compatible con el protocolo privado del software de turno). Vuelvo al punto nº1: el usuario potencial al que venderte se reduce todavía más.
    3.- Por supuesto lo que comentabas en tu artículo. Pero no te preocupes que ya se están estrujando los sesos. De hecho a mí nadie me quitará de la cabeza que el objetivo real del DNI digital es dar el empujon definitivo a las transacciones bancarias "seguras". Ya hay cajeros automáticos que soportan el nuevo DNI digital.

    Esto me recuerda a cuando empecé con esto de la informática. Viendo que sin experiencia nadie me daba una oportunidad pretendí abrirme camino con un proyecto de empresa personal. Como tampoco tenía contactos trataba de encontrar clientes a los que ofrecerles una página web para su negocio. El problema era, entre otras cosas, que la mayoría de la gente no creeía que internet pudiese resultarle útil en su negocio. Muchos ni sabían lo que era. Quizás la pregunta clave es ¿está ya la sociedad preparada?.

    ResponderEliminar