3 de noviembre de 2008

Linus apoya a...Obama

Aunque supongo que a nadie le sorprende que un tipo como Linus Torvalds le de por decir que apoya a Obama -aunque no tiene derecho a voto-, como lo hace la mayoría de la gente del entorno del software libre, si que es interesante como justifica su elección, que creo que merece una mini-traducción:

"Nunca hay solo dos puntos de vista respecto a un problema, casi siempre hay un abanico de respuestas, y para cualquier pregunta importante, la respuesta correcta es, casi siempre"depende". Y no ser capaz de tan siquiera intentar comprender el otro punto de vista hace tomar malas decisiones

No me malinterpreten - me encanta ver a gente que se apasiona con lo que hacen. Es solo que cuando eso se vuelve algo exclusivo, empieza a tener mala pinta. Ya no es solo pasión por algo, se convierte tambien en pasión contra algo. Esta es, por ejemplo, una de las razones por las que intento evitar demasiado sobre Microsoft - me apasiona Linux (obviamente), pero francamente, creo que toda esa historia de "Linux contra Microsoft" es estúpida [...] Eso es tambien por lo que no me gustaba (y no me gusta) la GPLv3 - creo que muchos de los cambios no fueron hechos debido a ser "pro-software-libre", sino más bien una reacción absurda contra cosas como TiVO [...] La razón por la que menciono este tema es que a pesar de que no puedo votar, quería decir publicamente que espero que Obama sea el próximo presidente de EEUU el próximo martes. [...] Si alguien quiere una razón, simplemente mira (o escucha) el discurso de Obama "Call to Renewal" del 2006. [...] Merece la pena, simplemente para observar algo raro: que alguien mencione la religión en EEUU sin ser "blanco o negro" [...] Hay otras razones, pero esa es la que originalmente me hizo confiar en que Obama ganara la nominación demócrata. Y lo que ha hecho desde entonces no ha cambiado eso. Es obviamente inteligente y reflexivo, y tiene un historial interesante que me hace creer que puede ver el lado de otros puntos de vista no solo en religión, sino tambien en lo que respecta a decisiones internacionales" - pueden leer el post completo en el enlace de arriba.

Personalmente, he de decir que cada vez Obama me gusta más. En las nominaciones demócratas manifesté mi total apoyo a Hillary Clinton, pues el programa de Obama era básicamente retórica. Por ejemplo, su posición respecto a Irak era una vaga promesa de "sacar las tropas", mientras que Hillary tenía un plan, así como lo tenía para montar un sistema de salud público, para gestionar la economía, etc. Obama no tenía nada. Revisando lo que pensaba de él, pienso que no me equivoqué, pues mi valoración era totalmente cierta, y opté por Hillary por conservadurismo, en el contexto en que lo ponía Borges: "Ser conservador es una forma de ser escéptico".

Sin embargo, una vez ganada la nominación, su vacuidad retórica se fue concretando en un programa, y es ahí donde Obama me ha sorprendido: Como dice Linus en ese post y se ha dicho en muchos sitios, incluido un magnífico artículo en The Economist, Obama muestra la suficiente inteligencia como para dejar atrás las tonterías de las ideologías, y centrarse en las ventajas y desventajas de las cosas, e intentar escoger la que tiene menos desventajas.

Eso fue lo que le llevó a cambiar de opinión en muchos aspectos de su programa, como por ejemplo el plan de retirada de Irak, que es básicamente el mismo que el de Hillary, el de Mc Cain e incluso que el de Bush, es decir, es el único plan posible: Retirarse poco a poco y con cuidadín. Esos cambios le valieron muchas críticas, pero rectificar es de sabios. El caso es que al final parece que Obama va a ser lo que al principio no parecía muy claro: un nuevo JFK.

2 comentarios:

  1. Anónimo2:25 p. m.

    Los del KKK se lo van a pasar pipa esta legislatura...

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:42 p. m.

    Pero las ventajas y desventajas de las cosas no son ventajas o desventajas porque sí, son así por algo o para alguien. La subida de impuestos a los ricos es desventajosa para los ricos y ventajosa para los pobres, si a estos a su vez se les reducen los impuestos directos. Decía Voltaire que el arte de gobernar generalmente consiste en despojar de la mayor cantidad posible de dinero a una clase de ciudadanos para transferirlo a otra. Y a partir de ahí, ideología. Porque en política nada es casual ni inocente, y hasta el mero hecho de tener la idea de querer conciliar posiciones muy distantes, se encuentra con otra idea que formula que el pacto constituye una derrota. Tener una ideología no está en absoluto reñido con ser una persona práctica. Estoy seguro de que Bush es un profundo cristiano convencido de que hay un eje del mal, y que la guerra preventiva, las torturas y las encarcelaciones sin acusación formal es lo más ventajosos con lo que puede toparse hasta la república de España. Y el hombre da sus razones, y mucha gente las encuentra plausibles. Y a la hora de la práctica todo funciona a las mil maravillas. Obama dice "sí, podemos". Vale. Podemos qué, por qué, cómo. Pues esas respuestas constituyen una ideología. Un concepto muy necesario que The Economist confunde con una ideología que no le conviene, o relaciona con una utopía irracional.

    ResponderEliminar