23 de febrero de 2012

A Microsoft no le gusta su propia medicina

¡No mates el vídeo en la web! Ese es el título de esta entrada de Dave Heiner, Microsoiftí que nos cuenta cómo la malvada Google está exigiendo regalías (royalties) elevadas por el uso de patentes relacionadas con H.264: 22.50$ por un portátil de 1000€, el doble en uno de 2000€. Y está exigiendo el pago de esas cantidades a Microsoft por todos sus productos; es decir, está pidiendo que Microsoft pase esa cuantía a los consumidores en forma de aumento del precio de las licencias.

Lo que Microsoft intenta es ocultar el verdadero origen de este nuevo capítulo de guerra de patentes. Pero la hipocresía de los de Redmond llega a tales alturas que se hace necesario apuntarles con el dedo y gritar a los cuatro vientos la escandalosa verdad de este ejercicio de marketing.

Acusar a Google de querer matar el vídeo en la web resulta, cuanto menos, paradójico para quien sepa algo de Internet: Además de ser dueños de Youtube, la página de vídeos en la web por excelencia (¿quiere Google matarse a si mismo?), Google es el desarrollador de WebM, un códec de vídeo que está completamente libre de regalías, a diferencia de H.264. Si Microsoft se queja de que pagar regalías elevadas por un formato de vídeo es perjudicial para el vídeo web y para la industria, ¿no sería consecuente estar en contra de todo tipo de regalías, y fomentar y adoptar el uso de formatos sin ningún tipo de regalías, como ha hecho Google? Las acusaciones de Microsoft son un poquito ridículas teniendo en cuenta esto.

Pero no es más que un detalle, el verdadero origen del "ataque" de precios de Motorola/Google está en las regalías que Microsoft exige a todo fabricante de teléfonos que utilice Android. Más del 70% de móviles Android vendidos en EEUU paga ya regalías, se calcula que está ingresando alrededor de 444$ millones en 2011 (se calcula que podrían pasar a ser miles de millones en los próximos años si continúan aumentando el número de fabricantes y de dispositivos vendidos). Las patentes esgrimidas son completamente demenciales, como suele ser el caso de cualquier patente de software, pero eso no importa a nadie.

Google tampoco es que sea una empresa bondadosa, al fin y al cabo sólo busca lo mismo que todas las empresas. Pero la manera de ganar dinero de cada una marca muchas diferencias. Google vive de poner anuncios, Microsoft de vender licencias. Un Android gratuito daña considerablemente el negocio de vender licencias de Windows Phone, mientras que a Google le viene bien que haya más terminales donde poner su publicidad. Exigir el pago de regalías por patentes es una manera de conseguir que usar Android no sea gratis (recuerden, estas regalías las pagan ustedes como usuarios, aunque el teléfono lo regale la operadora).

Como consecuencia de las exigencias monetarias de Motorola/Google, Microsoft va a recurrir a la Comisión Europea a quejarse de que Motorola/Google no juega limpio. La realidad es que, cuando hablamos de patentes, nadie juega limpio. Las licencias de patentes no pueden ser "razonables", porque las patentes de software no lo son, son juego sucio en si mismas.

Lo bueno de todas estas guerras de patentes es que hasta los jueces y políticos más desinformados van a sospechar que algo huele mal. Es casi imposible pensar que vayan a mandar las patentes de software al carajo (por desgracia), pero las ramificaciones de estos casos seguramente vayan a cambiar muchas cosas. Si la Comisión Europea da la razón a Microsoft, habrá que aceptar que la defensa de los derechos de las patentes tiene límites (¿regulación de la cuantía de las regalías?). Si se la da a Google, la organización de estándares ISO debería replantearse si un estándar como H.264 puede seguir siéndolo con regalías estratosféricas. Las patentes de software cada vez huelen peor, y mucha gente debería empezar a darse cuenta de ello.

11 comentarios:

  1. Anónimo11:00 a. m.

    La mayoría de la gente ya sabemos que las patentes son ridículas. Igual que los "derechos de autor". El ingenio, el Conocimiento, la Cultura, son libres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ingenio, el conocimiento y la cultura pertenecen a sus autores y ellos son los que tienen que decidir que hacer con ellos. De hecho todo el sistema de propiedad intelectual y derechos de autor tiene su origen en proteger a los autores aunque ahora sea la propia industria que la que usa esas medidas de protección para blindar sus modelos de negocio.

      Por cierto, las patentes son un sistema cojonudo para premiar la innovación: una empresa registra una innovación públicamente y a cambio puede explotarla en exclusiva durante un determinado número de años tras los cuales pasa a ser algo de todos. No mezclemos patentes en general con patentes de software. Son las segundas las que no tienen puto sentido. Una patente industrial si lo tiene.

      Eliminar
    2. Estoy de acuerdo con Ramón. También estoy de acuerdo con la existencia de los ahora denostados derechos de autor. Está claro que hay que darle un repaso a la legislación que los regula, pero me parece increible que alguien defienda que se le debe de imponer a la gente la forma en que tiene que comercializar su trabajo

      Eliminar
    3. Pues yo estoy de acuerdo a medias. Tristemente es cierto que los derechos de autor (concretamente el copyright) son usados de forma malvada por la industria.
      Pero discrepo con Josemaria cuando le "parece increíble que alguien defienda que se le debe de imponer a la gente la forma en que tiene que comercializar su trabajo". Porque no hay ninguna imposición, sino la anulación del derecho de copyright (que no de los derechos morales de autoría). Hay otras muchas formas de comercializar un trabajo aparte del copyright. Hasta podría decir que me parece increíble que alguien defienda la imposición de una prohibición para defender una forma de comercializar trabajos.

      Eliminar
    4. Nos vamos a desviar (más) del tema del post si replico, Gerard, así que quedamos emplazados para seguir en otro momento más favorable ;-)

      Eliminar
    5. Ramón, el problema actual con los derechos de autor es que su tiempo de vida es mayor que el de una patente industrial. En México los derechos de autor duran 100 años contra (creo) 20 de una patente.

      Eliminar
    6. Yo estoy con Ramón. Una cosa es que el copyright necesite una reforma y otra que no tenga que existir. Así mismo las patentes industriales a diferencias de las de software, tienen sentido (aunque como en todo, también se abusa y hay patentes industriales que nunca deberían darse, por ser demasiado obvias o por evitar la posibilidad de que los competidores puedan lograr lo mismo aunque utilicen mecanismos distintos).

      Por otro lado, es cierto que debería acortarse la valided del copyrigth porque es excesiva, pero tampoco es comparable con una patente. Una patente necesariamente tiene que ser muy corta porque mientras dure no puedes hacer una misma utilidad que se base en los mismos principios. Con el copyright si no hay patentes software nadie te impide que escribas otro programa que hace absolutamente lo mismo, no hay un "monopolio" temporal sobre una invención. Por las mismas razones mientras que el copyright no tiene coste para el autor y no precisa registro ni validación, las patentes requieren un proceso y cuestan mucho dinero.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. QUE VIVORA ES ESTA MICROSOFT...
    Ahora empieza a mirar como el Gato con Botas diciendo: "Estoy sufriendo las injusticias de Google :'(

    Enserio se pasaron...CARADURAS lo que son

    ResponderEliminar
  4. Pregunta que siempre me he hecho.. a ver si alguien me la responde... ¿por que Microsoft cobra por la venta de equipos con Android?

    Una vez mas digo excelente analisis en este blog.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo1:31 p. m.

    Por patentes ( creo) en el uso del sistema de ficheros FAT32

    ResponderEliminar