8 de julio de 2012

¿Meego está muerto, o está muy vivo?

Me ha sorprendido encontrarme hoy con está noticia sobre una nueva empresa que tiene el propósito declarado de fabricar teléfonos basados en derivados de Meego. Lo que hace relevante a esta empresa es que al parecer está formada por algún ex trabajador de Nokia que trabajó en productos Meego. En concreto, su fundador fue en Nokia el "Principal Engineer" de productos Meego desde 2006 hasta hace poco.

A estas alturas, hay que dejar claro que no hay ninguna esperanza para Meego -o para cualquier otro aspirante- como competidor de Android o iOS: la guerra fría de patentes de software garantiza por si sola que ningún pequeño jugador pueda entrar a competir. Sin embargo, eso no excluye la viabilidad de ciertos nichos. Creo que el monopolio de pocas empresas relevantes de software (Microsoft y un raquítico Apple en los 90) es una anomalía histórica de un sector muy nuevo con barreras de entrada -implementar un SO completo- enorme, pero el software libre ha bajado la barrera, y eso debería permitir la viabilidad de nichos.

Ahora bien, tampoco hay que precipitarse. Esta nueva compañía -Jolla- por no tener no tiene ni página web, sólo un twitter y un Linkedin. Le queda mucho para dejar de ser vaporware, pero el hecho de estar formado por gente que creó Meego le da más credibilidad: no se trata de alguien advenedizo con ilusiones de grandeza, sino alguien con un producto terminado en su currículum.

Pero lo que me llama la atención de todo esto es que a pesar de que el Meego oficial es un proyecto muerto y bien muerto tras haber sido abandonado por Intel y por Nokia, no está desapareciendo con el silencio que se le supone a los cadáveres. Al contrario, este muerto hace bastante ruido. Está Tizen, que aunque sigue sin oler bien, Samsung ha anunciado recientemente -por fin- un futuro teléfono basado en él. Está el proyecto Mer, que es una especie de Tizen pero gestionado abiertamente por la comunidad -es el que utilizará Jolla- y que ha sido capaz de crear builds de Mer para varios dispositivos. Está Vivaldi, la tableta basada en Mer creada por desarrolladores de KDE. Está cloudberrytec, una compañía creada también hace poco por ex desarrolladores de Meego, que se han marchado de Nokia tras publicar la última actualización del N9. Y está Jolla.

En definitiva, existe una serie de proyectos o empresas empeñadas en hacer todo lo posible por crear un sistema operativo móvil derivado de Meego. Individualmente, esas iniciativas nunca me parecieron esperanzadoras -algunas siguen sin parecermelo-; por si sola una empresa de ex trabajadores de Meego empeñada en resucitar un producto muerto y con escasas probabilidades de éxito parece algo más nostálgico que esperanzador. Pero la variedad de empresas comprometidas con los mismos "ideales técnicos", por llamarlos de algún modo, es una confirmación de que el futuro de los descendientes de Meego, haber, tiene que haber. Tanto empeño empleado en lo mismo al final ha de dar algún fruto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada