28 de enero de 2013

Tecnología y capital

Cuando se habla de ordenadores, muchas veces se olvida que se trata de un campo fundamentalmente estadounidense, y que por tanto la política interna de ese país tiene una gran influencia en el sector.

Uno de los aspectos de esa política interna frecuentemente discutidos por gente como la de Occupy Wall Street es el del aumento de la desigualdad entre ricos y pobres y el enriquecimiento indiscriminado de las multinacionales. Sea legítimo o no ese enriquecimiento, basta echar una ojeada a la lista de multinacionales estadounidenses con más dinero en la caja fuerte (una mas larga, pero menos actualizada, aquí) para darse cuenta de un detalle: las multinacionales tecnológicas dominan claramente el panorama. De las cinco primeras, cuatro son tecnológicas: Apple, Microsoft, Cisco y Google; y más adelante hay otras como Oracle o Intel.

Apple merece mención especial: terminó el año 2012 con 137.100$ millones en el bolsillo, el doble que el siguiente de la lista, Microsoft (cabría preguntarse por qué Apple no reduce el margen de beneficios y baja el precio de sus productos para competir mejor).

¿Qué demonios van a hacer estas compañías con todo ese dinero? Quizás parte se lo den a los inversores, quizás parte lo usen para financiar una transición en caso de decadencia. Pero parte de ello lo usarán, sin duda, en investigar y comprar pequeñas empresas con ideas rompedoras. Es decir, para que el sector tecnológico siga sorprendiéndonos -y perdónenme el tono de profetilla- con nuevas y maravillosas invenciones.

Pero lo que venía a querer decir en este post es que me parece posible que esas "invenciones" tengan lugar en un espectro de la industria más amplio del que cabría esperar hoy, dado que parece haber una tendencia a que las fronteras de la "tecnología" se difuminen cada vez más. El sector informático ha estado relativamente contenido en sí mismo durante mucho tiempo, pero la progresiva reducción del tamaño de los componentes está logrando introducir pequeños ordenadores en todo aquel producto tradicional que pueda beneficiarse de software. Lo hemos visto con los teléfonos, se está empezando a ver con la televisión. ¿Por qué no en la automoción, por qué no en otros sectores industriales? No será por falta de dinero...

4 comentarios:

  1. Buen articulo. Dudo que esto alguna vez cambien. Las multinacionales siempre se comeran a los peces chicos haciendo la diferencia cada vez mas grande

    ResponderEliminar
  2. Buena reflexión. Sólo mencionar que Apple no disminuirá su margen de utilidades bajando el precio de sus productos, porque no tiene sentido.. ya que los clientes están dispuestos a pagar ese precio (y las utilidades lo demuestran) e incluso si lo pudieran vender más caro de seguro lo harían. Después de todo hoy en día adquirir un producto Apple es más por status que por necesidad.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo venía a comentar lo mismo, Apple no baja sus precios simplemente porque no le hace falta, la gente sigue comprando sus productos aunque sean caros, por el mero hecho de decir que tienen un producto de la manzana.

      Eliminar
  3. Anónimo7:34 a. m.

    En la automoción:
    «OpenXC is an API to your car - by installing a small hardware module to read and translate metrics from a car's internal network, the data becomes accessible from most Android applications using the OpenXC library. You can start making vehicle-aware applications that have better interfaces based on context, can minimize distraction while driving, are integrated with other connected services, and can offer you more insight into your car's operation.» vía http://openxcplatform.com/
    y https://developer.ford.com/develop/

    ResponderEliminar