8 de julio de 2013

Canonical encuentra su oportunidad

El intento de Mark Shuttleworth de crear su propio campo de distorsión de la realidad Jobsiano tiene sus consecuencias negativas, como por ejemplo, Mir. Pero también tiene su lado positivo; este blog ha aplaudido los intentos de Canonical de innovar de verdad, como el HUD o Ubuntu TV:
"Incluso si fracasa estrepitosamente y Ubuntu TV desaparece, el mero hecho de haber intentado anticiparse marca una diferencia fundamental con la que ha sido la tradición linuxera en la informática de consumo, que consistía en llegar mal y tarde a las novedades tecnológicas, y lloriquear porque las multinacionales privativas acaparaban todo"
El mayor esfuerzo de Canonical en los últimos tiempos se centra en Ubuntu Phone. Shuttleworth no se resigna a usar Ubuntu en el PC y la TV y Android en su casa, quiere un entorno digital integrado, y hace bien. Sin embargo, durante un tiempo parecía que el destino de Ubuntu Phone iba a ser el mismo de Ubuntu TV: muchas presentaciones, vídeos y enlaces en la página web para fabricantes de hardware interesados, pero poco interés de dichos fabricantes en la práctica.

Todo este tiempo me ha intrigado esta falta de interés en Ubuntu Phone. Es falso que en materia de sistemas operativos portáctiles está todo el pescado vendido, puede estarlo para los grandes jugadores, pero hay sitio de sobra para minorías: los smartphones no han superado las ventas de teléfonos móviles "tradicionales" hasta prácticamente ahora, estamos aun en los inicios del sector. Recuerden que en los 90 nacieron cosas como BeOS, a pesar de que las dificultades para ser una alternativa en aquel entonces eran mucho mayores que las de hoy.

Además, es bien sabido que hay fabricantes de portáctiles que, conscientes que el hardware hoy en día es el mismo para todos y que lo que diferencia a una plataforma es el software, andan buscando disimuladamente una plataforma que les permita librarse de las garras de Google y de la competencia de los grandes jugadores de Android (o la amenaza de competencia de los pequeños, respectivamente). No es casualidad que tanto fabricantes de móviles como fabricantes de componentes muestren interés por Firefox OS, por ejemplo. O que Tizen, a pesar de su fracaso e irrelevancia, siga recibiendo financiación de alguien y no haya desaparecido.

De ahí que durante mucho tiempo me hiciera la pregunta: ¿Por qué ningún fabricante de teléfonos hace la prueba con Ubuntu Phone? Es más, puestos a intentar montar una alternativa seria, ¿por qué nadie intenta comprar Canonical?

Al final, lo inevitable tenía que suceder, y hace unas semanas Ubuntu anunció un Ubuntu Carrier Advisory Group con varias operadoras interesadas en probar suerte con Ubuntu Phone. Si, seguramente se trata de esas multinacionales de telecomunicaciones fustradas por no poder controlar ni los teléfonos de sus clientes ni los sitios web que visitan, pero al menos Canonical tiene una buena oportunidad de construir una alternativa, y de poder introducir libertad de elección y software libre en un mundillo que lo necesita. A mi, por ejemplo, me da la oportunidad de instalar Ubuntu Phone en el Nexus4, en lugar de limitarme a meras personalizaciones de Android. Ya es hora de que los portáctiles empiecen a plataformizarse, como hicieron los PCs.

2 comentarios:

  1. Anónimo10:37 p. m.

    Muy buen artículo :)

    ResponderEliminar
  2. Creo que comparto tu punto de vista -si lo he pillado bien- de neutralidad respecto a Canonical. Por un lado no me gusta ese ir por libre y al menos en lo que yo percibo, "renegar" de la comunidad (caso Mir) pero sí es verdad que es meritorio que otra empresa aparte de Red Hat consiga notoriedad en el Open Source (lo que hace canonical no es Software Libre) o que al menos intente con todas sus fuerzas destacarse y posicionarse sin lloriquear. Les deseo sinceramente mucha suerte con sus ubuntuphones y esas cosas, aunque yo ya no sea usuario de ubuntu, sí creo que ha sido una empresa clave para que el gran público use linux.

    ResponderEliminar