16 de mayo de 2008

Lo que no tendremos en nuestras habitaciones

Quienes sigan este blog quizás sepan ya que me gusta enterarme de las predicciones de futuro de la "vida digital" que hace Microsoft en los diversos eventos y ferias del sector, para enterarme de qué no va a ocurrir en el futuro. Por lo visto la última predicción que se le ha ocurrido a Bill Gates es afirmar que en el futuro tendremos en las paredes de nuestras casas sus dispositivos Surface: pantallas gigantescas multitouch. Ahora, por cierto, cobran sentido las palabras de Gates del año pasado antes de que se supiera de Surface, cuando decía que las paredes de las habitaciones del futuro serían pantallas. Cito textualmente:

"All the surfaces [on walls and desks] will eventually have a low-cost screen display capability in both the office and the home" "This kind of whiteboard, with a little bit of hardware advancement over the next couple of years, will not be an expensive thing, and that's why we're saying it will be absolutely pervasive"

Pues aquí voy a explicarle al señor Gates y a sus directivos -si, ya se que son mucho más listos que yo, que si fueran tan idiotas como digo no tendrían el dinero y éxito que un pringado como yo envidia, ahorrense sus indudablemente inteligentes comentarios- por qué todas las casas del futuro no van a estar cubiertas enteramente de pantallas multitouch.

En primer lugar, la gente no tiene dinero para recubrir todas las paredes de la casa de pantallas multitouch. Por mucho que se abaraten estas pantallas la pintura será siempre más barata, por tanto se seguirá usando, de ahí se deduce que las expansión de este juguete jamás va a ser "pervasive", especialmente si el único beneficio que obtienen de este juguete es el poder usar un simple ordenador. Como extremo, podrían comprarse una para el salón y otra para la habitación. De ahí a que vaya a estar presente en "todas" las paredes va un mundo.

Este es un punto que no parecen apreciar los vendedores de vapor tecnológico: Recuerdo un reportaje sobre la casa de Gates, que es una de esas casas inteligentes: la persona llevaba un chip en miniatura, y la casa cambiaba la música, la temperatura, la apertura de las persianas, la intensidad de la luz...al gusto de esa persona. Ya se sabe, una de esas cosas domóticas futuristas. El señor gates decía que todo eso era para poder saber como serán la casas del futuro. Es una pena para todos estos visionarios de la tecnología y millonarios frikis que la gente prefiera, en vez de un caro y complejo sistema domótico, el sencillo y barato sistema de tirar de la cuerda de la persiana. Desde el punto de vista de estos "visionarios", que las bicicletas aun existan habiendo motos es inexplicable.

En segundo lugar, y aunque parezca sorprendente, a la gente no le gusta estar de pie. Este juguete podría -podría- tener sentido en escuelas, luniversidades, empresas, etc, pero no en las casas que el señor Gates dice que lo usarán, al menos que no pretenda convencer a la gente de que pasarse media hora de pie usando el Surface vertical es bueno para la circulación. Si la última revolución tecnológica me obliga a estar de pie, ni es revolución ni es nada. ¿Han oido hablar de esa maravillosa tecnología llamada "mando a distancia"? Se inventó para poder manipular los mecanismos de la tele desde el sofa. Dirán que se podría usar un mando a distancia para manejar ciertas funciones de esta multitouch, pero entonces, ¿para qué tener una pantalla multitouch? Quizás la gente ponga una pantalla gigante en el salón en el futuro para poder ver cine a lo grande, pero ¿multitouch en esa pantalla? ¿Para qué?

El Surface horizontal puede tener su cosa, pero esto es un dislate.

8 comentarios:

  1. Anónimo8:00 p. m.

    Al igual que vos, coincido que una pantalla multitouch en la pared no tiene sentido para el uso diario, aunque creo que podría tener un uso casual en determinadas circunstancias, por ejemplo podría ser interesante para mostrar mapas de algún sitio que se quiere visitar o algo por el estilo, y no tener que estar todos amontonados en la pantalla del PC medio agachados para ver lo mismo, aunque en este caso no creo que valga el coste que tendría para ese uso casual.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:56 p. m.

    Curioso contraste entre los visionarios y la gente que es no es capaz de ver más allá de sus narices y que imagina un mundo del futuro idéntico al actual. Sin duda estos últimos son los que han ayudado a que el mundo sea como es actualmente.

    ResponderEliminar
  3. Sin ninguna duda, anónimo, aunque es una pena que en este artículo no hayan sido mencionados en ningún momentos. ¿O estás haciendo alguna indirecta sin atreverte a hacerla del todo?

    ResponderEliminar
  4. El anónimo éste tendría que mirarse un poco la historia de Guillermito. Lo de estos señores no es ser visionarios. La visión que tienen es de su bolsillo, ni más ni menos. Han comprado el invento del Surface y quieren explotarlo como sea. Si alguien se lo cree, eso que se ganan. Yo veo el tema del futuro más tipo Wiimando con MPX, un futuro más bien próximo.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo4:04 p. m.

    Claro, el futuro será algo muy próximo, al menos el próximo.

    No me cabe duda de que el mando de la Wii es un avance, de momento, pero el futuro, si le dejamos tiempo, traerá cosas que hoy no imaginamos, tal y como ha ocurrido siempre.

    Por otro lado, tener tanta visión para el bolsillo no es poca visión. Sin duda, la envidia influye en ciertos comentarios :P

    ResponderEliminar
  6. a diferencia de los ejecutivos de Microsoft, sabes muy poco de convergencia tecnológica y predicción del futuro. Todo absolutamente todo lo tecnológico, baja de precio, te voy a dar solo un ejemplo hace 40 años 256 kb de memoria ram costaban un millón de dólares. Te falta ser más equilibrado... sabelo !!

    ResponderEliminar
  7. Y a vos saber más de economía :)

    ResponderEliminar
  8. Anónimo2:57 a. m.

    Creo que sería interesante poder cambiar el color de las paredes con un clic (o un "tap"), colocar un cuadro o un video en cualquier pared o techo, o ambientar una sala con un vídeo inmersivo. Yo sí le veo futuro, siempre y cuando el precio sea asequible, que con el tiempo indefectiblemente lo será. Quizás volvamos a mirar las estrellas, aunque sea en la pantalla del techo del dormitorio.

    ResponderEliminar