19 de abril de 2012

Corre la sangre

Que Nokia no pasa por sus mejores momentos es algo sabido, pero creo que ni los más críticos esperábamos un hundimiento como este:

"Nokia lost €1.34bn on net sales of €7.35bn in the first three months of this year [...] Nokia's phones division saw revenue collapse from €7bn from the year-ago first quarter to €4.2bn in Q1 2012, and down 30 per cent from Q4 2011. Smartphone sales fell from 24.2 million a year ago to 11.2 million in Q1 2012."

¿Qué justificación da la compañía a estos resultados?  En el caso de smartphones, se debe a "lower Symbian volumes in all regions, as well as lower seasonal demand for our products, which more than offset the sequential increase in Nokia Lumia device volumes". En el caso de teléfonos móviles normalitos, el reino de Symbian, a "increased competition from more affordable smartphones and competitors with broader portfolios of feature phones with more smartphone-like experiences, such as full touch devices".

Es decir, han vendido la mitad de smartphones que el mismo trimestre del año pasado, a pesar de que en este trimestre tenían ya a la venta dos teléfonos Lumia y en el anterior no - y esos eran el plan de rescate de emergencia.

Pero lo que más impresiona es la velocidad a la que está desapareciendo su bastión Symbian, que se mantenía fuerte en países en vías de desarrollo que no podían permitirse teléfonos caros: En China, han pasado de vender 23 millones de dispositivos en el primer trimestre del año pasado a 9 en este. Y estamos hablando de un país con 1.300 millones de habitantes, con pobres de sobra entre los que expandirse. Señal de que los teléfonos Android baratos (y cutres) son ya una realidad muy extendida y que Symbian puede darse por enterrado.

La conclusión de todas estas cifras es clara: Nokia se juega su existencia con el Lumia 900, el futuro 610, y los que vengan este año. Y lo malo es que, aunque tengan cierto éxito, es muy probable que no sea suficiente para sostener su actual estructura, que tendrá que reducirse para adaptarse a su papel de empresa finlandesa con muchas patentes que pone software estadounidense a hardware chino.

Y que conste que no negaré que es muy posible que Meego no hubiera evitado esta misma catástrofe.

7 comentarios:

  1. Es cierto, la cosa no hubiera sido muy diferente con meego, aunq el echo de que el N9 tuvo buenas vuentas, dice algo. Como sea, es evidente que Nokia perdio el tren, y falta muuucho para que venga el proximo.

    ResponderEliminar
  2. Cierto, Meego no estaría salvando la compañía, pero la habría salvado si lo hubiesen sacado en su momento. Están pagando los momentos de duda.

    Aunque a mi me hubieran vendido un terminal.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo6:15 p. m.

    No me extraña lo de China. Antes vendian los mobiles cutres con SOs poco trabajados. Ahora MIUI de origen chino, es una de las mejores roms para android que hay, se traduce del chino al inglés, español, ruso, etc. y funciona realmente bien.

    Los fabricantes chinos pueden centrarse en el hardware sabiendo que tienen un SO gratuito y muy bien valorado. Quien me iba a decir hace unos años que estaría utilizando una rom de android desarrollada en china...

    ResponderEliminar
  4. Si Nokia se hubiese decantado por usar Android en su hardware en lugar de Windows Phone ¿Habría disminuido su velocidad de caída? ¿Hubiese repuntado? Obvio que se habría ganado la etiqueta de "otra empresa más que vende teléfonos con Android", pero tener una pequeña parte del mercado de smartphones hubiera sido mejor que no tener nada, como ahora.

    Recuerdo cuando yo siempre admiraba los teléfonos nokia por cualidades tan simples que no estaban presentes en los de otras empresas, como la de que "al activar la alarma y apagar el móvil, llegada la hora, el teléfono se prende automáticamente para hacer sonar la alarma" o la sencillísima forma de guardar contactos comparada con los "formularios" que había que llenar en otros.

    ResponderEliminar
  5. Creo que hace ya tres años asistí a una charla del responsable de Nokia en España y ya vi el principio de la debacle: pedía protección a los gobiernos contra -según él- la piratería, el intercambio ilegal, subvenciones a los terminales por la cara bonita y por ser Nokia. Se metía en enjambres legales que nada tenía que ver con el tema ni con la tecnología. Me causó un sentimiento como de ver a un funcionario gris, un burgués sin entusiamo, empeñado en mantener las cosas como están...
    No olvidaré la impresión devastadora que me causó ver "llorar" a todo una empresa así de grande con tantas posibilidades de crear ella misma el futuro. Estaban también Google, Microsoft y Tuenty y estos ya fueron en la línea esperada, con entusiasmo y ganas de comerse el futuro.

    ResponderEliminar
  6. y meego no iba a cambiar mucho las cosas xq todo se debe a una falta de vision de parte de Nokia, pero iba a poner mas peso a favor de nokia

    ResponderEliminar
  7. Un artículo muy interesante al respecto, de un un ex-ejecutivo de Nokia que Diego ya ha citado antes: http://goo.gl/veoBA

    ResponderEliminar