9 de febrero de 2006

DRM simplemente intenta clavarnos un formato propietario

Tal vez ya se haya hablado de esto en otros lados, pero yo no lo recuerdo, asi que lo cuento

Como decía DVD John, el propósito del DRM no es limitar la libertad de la gente para compartir información. Esa es la moto que ellos quieren que nosotros (los supuestamente paranoicos) nos traguemos y discutamos. El CSS como cuenta en ese blog, ha sido un éxito total, puesto que su objetivo primario es controlar el mercado de reproductores

El DRM que intenta vender Microsoft y cia no es diferente. Si Sony quiere controlar el mercado de reproductores, las compañias de software quieren controlar el mercado de reproductores/suites/etc, y no otra cosa. Al igual que las compañias de hardware han impuesto el DVD negociando con las productoras (menos en el caso de algunas compañias de hardware que tambien son productoras y no necesitan negociar con nadie), las compañias de software quieren imponer sus esquemas mediante la producción de contenidos informáticos (videos, música, documentos) que funcionen con sus esquemas DRM

¿Por qué? Porque vender licencias de suites ofimáticas y reproductores mp3 es lo que a ellos les da dinero. ¿Qué ha estado haciendo Microsoft todos estos años en los que no existía openoffice y en los que .doc era un formato cerrado que nadie más manejaba? Vender suites sin moverse del asiento y sin cambiar prácticamente nada. Hasta que OpenOffice no ha aparecido con la compatibilidad con el .doc no han visto las orejas al verdadero lobo. Y tambien se han dado cuenta de la debilidad de los formatos propietarios: No importa como sean de complicados, se puede acabar adivinando su estructura como ha hecho OpenOffice. Y lo que es más, es completamente legal. Microsoft no quiere que sus formatos se puedan abrir con programas de la competencia - o al menos, sin que esa competencia les pague. Las estrategía de abrir los formatos XML de office 2003 es un camelo muy bueno. El DRM que nos quieren vender las compañías de software es exactamente la misma estrategia que se ha seguido durante décadas en esta industria con los formatos de archivo cerrados. Exactamente la misma

¿A qué me refiero? Tomemos por ejemplo, Itunes. (y no me gusta criticar a Itunes porque ha puesto en jaque a las discográficas y eso me gusta, pero las cosas como son). Famosa tienda online de música - la mayor el mundo - utiliza DRM para garantizar que su música no se puede escuchar en ningún reproductor aparte del ipod (al menos que ellos lo permitan algún día a alguna compañia). ¿Qué significa eso? Eso significa, ni más ni menos, que dentro de 5-10 años, todos los que han comprado música en Itunes hoy estarán obligados en un futuro a utilizar un programa y/o reproductor de Apple para escuchar sus archivos. No importará que el Ipod de dentro de 5 años sea el peor y el más barato o todo lo contrario, o que te guste otro, te verás obligado a comprarlo por huevos. Eso, o tirar tus canciones de Itunes por mucho dinero que te hayas gastado en ellas. Es una estrategia de negocio exactamente igual que la de los .doc cerrados, pero perfeccionada

Volvamos a Office 2003. Que casualidad, señores mios, que Microsoft haya abierto sus formatos XML de Office 2003 en aras de la compatibilidad entre sistemas. ¿De verdad creen ustedes que Microsoft ha publicado el formato de los documentos que permiten a Openoffice robarle miles de potenciales clientes en oficinas estatales y empresas, y precisamente en el segmento del office que supone el 30% de las facturaciones de Microsoft, para permitir la "compatibilidad"? No señor mio, aparte de el formato de documento estándar, el Office 2003 tiene otra curiosa novedad que nadie parece recordar: Soporte para añadir DRM a los documentos. Esto significa que los formatos abiertos de Office importan en realidad una putísima mierda: Solo el Office puede abrir documentos con DRM. Openoffice se queda fuera, por muy formato abierto que el documento DRMizado sea. De nuevo, los usuarios se quejarán de que no pueden abrir los documentos de office con openoffice y que no pueden migrar. Otra vez la misma trampa.

Esta es la misma estrategia de los formatos cerrados. Pero perfeccionada. ¿Perfeccionada? Si, muy perfeccionada. Porque esto ya no se trata de poner bytes en un lado o en otro y no documentarlo y que cueste poco o mucho hacer ingeniería inversa al formato. El DRM utiliza la criptografía para garantizar que sea completamente IMPOSIBLE acceder a los datos mediante ingenieria inversa. Las mismas ideas y algoritmos que utilizamos para encriptar cosas para proteger nuestra privacidad va a ser utilizada para cerrarnos de una manera perfecta alrededor de un solo producto software/hardware. Y es eso, lo que buscan, nada más. Microsoft busca que dentro de 10 años las personas que crearon un documento con DRM con office 2003 (la mayoría del mundo por su dominio del sector) se vean obligados a continuar comprando productos a microsoft aunque quieran usar openoffice. Apple busca que dentro de 5 años las personas que compraron música en Itunes (la mayoría del mundo por su dominio en el sector) se vean obligados a comprar un reproductor de música de Apple y no puedan comprar uno de creative. Recuerdo que un especialista decía que el DRM tenía problemas, porque cada empresa tiene su propio formato DRM y porque debe continuarse soportando ese formato DRM a lo largo de los años. No es un "problema". Es la RAZÓN por la que el DRM existe. Y la DMCA, la ley que permite meter en la carcel a quien intente romper sus esquemas DRM, es el cerrojo perfecto para completar la estrategia. Y a mi que me gusta bastante lo básico del capitalismo porque pensaba que todo este sistema consistía en poder elegir libremente y empezar empresas libremente, y ahora resulta que en este sistema se te imponen lo que tienes que usar como si estuvieramos en la Rusia comunista.

8 comentarios:

  1. Anónimo9:25 p. m.

    Me gusta muchísimo tu blog, y la sencilla manera de explicar algunos conceptos complejos para novatos. Muchas gracias sigue así :)

    ResponderEliminar
  2. Anónimo1:21 a. m.

    Muy bueno, mucho ánimo!

    ResponderEliminar
  3. hey, pues esta es una versión que todavía no había escuchado. Y me parece muy interesante.

    Por otro lado, últimamente estoy pensando en que capitalismo y consumismo son 2 cosas distintas (y que no estamos en un sistema capitalista), pero eso es otro tema

    ResponderEliminar
  4. Excelente artículo, me has aclarado muchas dudas que tenía antes :)

    ResponderEliminar
  5. Yo ya he sido víctima del DRM de iTunes y efectivamente el camino tomado es el de garantizar la exclusividad del uso de sus programas para reproducir o ejecutar sus formatos.

    Lo único que deseo es que esta estrategia se vuelva en su contra y les suponga una barrera a la hora de compatibilizar. Lo deseable sería que las administraciones tomaran carta en el asunto, asumieran el software libre y a ver quién en el futuro se iba a comprar un sistema operativo incompatible por los DRMs con la administración.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo5:36 p. m.

    La rusia comunista? Mmmpf..jaja.. no mas bien vamos en el otro sentido, en la concentracion de capital y de poder, como en lo relativo a la informatica en tantos otros aspectos.. La unica forma de garantizar la competencia es confiar en la buena voluntad del que ostenta el poder, es decir: el mismo error que se le ha achacado historicamente al comunismo, el sistema es utopico.
    Mmm.. no quiero meteros miedo pero supongo que habreis visto 1984.. :P
    (o leido tb vale)

    ResponderEliminar
  7. Anónimo12:39 p. m.

    Debemos apoyar los sitios que venden música online sin DRM ya si éstos dejan de existir lo vamos a tener jodido sobre todo porque las tiendas físicas de discos tienden a desaparecer...

    En la siguiente noticia se comentan sitios donde comprar musica online sin DRM, en concreto el de allofmp3 puedes compar canciones a 0.10 eurocent (10 euros -> 100 canciones):
    http://meneame.net/story.php?id=5074

    ResponderEliminar
  8. Anónimo10:29 p. m.

    Dictadura comunista, dictadura democrática, dictadura capitalista... el ciudadano/usuario es lo de menos.

    ResponderEliminar