4 de julio de 2006

El fin de una era

Ya se ha comentado mucho, pero el día ha llegado y ha pasado y nadie se ha hecho eco: Fin del soporte de Microsoft para Windows 98, 98 SE y ME desde el día 30. Se trata de su asesinato. En la práctica, esos sistemas operativos ya estaban muertos. Ahora lo están tambien en su plano espiritual.

Esta sentencia de muerte tiene sus significados. Fin definitivo de MS-DOS - lo que se ve en XP es tan solo un emulador, aunque lo cierto es que MS-DOS ya fue erradicado en ME. Fin de la base de código nacida a partir de Windows 95, el código que catapultó a Microsoft al monopolio. Fin definitivo de los 16 bits, fin de los sistemas operativos sin multitarea real, fin de los sistemas operativos sin protección de memoria, fin a los sistemas operativos monousuario. Fin a las corrupciones del registro, al scandisk cada vez que se apagaba el ordenador a lo bestia.

Y a pesar de toda la mierda siento, no se si le pasará a alguien más, cierta nostalgia al oir esto del fin del soporte. Mi primer ordenador propio tenía Windows 95 OSR2. Despues salió el Internet Explorer 4.0, que al instalarlo tenías prácticamente un Windows 98. Despues el Windows 98 SE. Y por mucho que intentara negarlo la realidad es que fueron esos sistemas operativos, y no linux, apple o cualquier otro, los que me metieron de lleno en el mundo de los ordenadores, algo que ha acabado llevándome a estudiar informática, pasar demasiadas horas sentado en el ordenador leyendo información que ha afectado en el desarrollo de mi persona, además de lo profesional. Recuerdo el empezar a entender el registro, el dominar el autoexec.bat y el config.sys, el intentar hacer funcionar el CD-ROM en modo MS-DOS puro, el EMM386.EXE, himem.sys, smartdrive. Y como yo, muchos de los que ahora son expertos linuxeros. Nos guste reconocerlo o no, Windows 95 no tenía rival, ignorando a Apple y al suicidio de OS/2. En aquel tiempo el escritorio Linux consistía en FMWV y en recompilar + insmod + instaladores que no merecían ese nombre, mientras que Windows era Windows.

Luego llegó el switch definitivo a linux y las cosas cambiaron, claro. Pero el principio estuvo ahí. Windows. Y como yo, muchos otros. Por eso veo el anuncio este y siento cierta nostalgia y a la vez felicidad. Es algo así como ser hijo de Franco o Hitler: Tu padre es un hijo de la gran puta, pero es tu padre. Y lo seguirá siendo en lo que te queda de vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada