7 de febrero de 2009

El siempre trágico cambio de MUA

A diferencia de lo que he oido a otras personas, mi transición completa y definitiva de Windows a Linux fue muy lenta y problemática. Duró más de un año, en gran parte por mi (comprensible) incapacidad de hacer funcionar mi modem interno ISA de 33.6 KB en Linux. Lo de comprensible es porque tenía que cambiar dos jumpers para modificar manualmente la IRQ y el puerto E/S de la tarjeta, y conseguir que Linux lograra detectarlos y configurarlos correctamente -no se detectaban automáticamente, había que usar setserial- sin tener conflictos con los puertos serie era toda una proeza, pues no había suficientes IRQ y puertos E/S libres disponibles y tenía que dejar de utilizar un puerto COM mientras funcionaba el modem. Pero finalmente logré configurarlo y hacerlo funcionar, y pude conectarme a Internet. Desde entonces, estoy de acuerdo al 100% con lo que Linus decía el otro día en su blog: Los tiempos pasados no fueron tan buenos, bienvenidas sean las máquinas actuales.

Sin embargo, la gran barrera para mi transición fue una cuestión de software. Windows 9x era vastamente superior como sistema de escritorio comparado con cualquier Linux de la época, y el software disponible era mucho mejor. Mientras que en mis 32 MB de RAM Windows funcionaba decentemente (especialmente recien instalado), al software por defecto de Linux no le bastaba, hasta el punto de que simplemente era imposible usar Linux por estar continuamente recurriendo al swap. Afortunadamente, con XFCE y Opera pude librarme de la pesadez de Gnome, KDE, Mozilla, Galeón y demás familia, y tener un entorno estable. Pero aun me faltaba un programa: un lector de correo.

En Windows utilizaba Outlook Express, un gran programa, y cuando me pasé a Linux quise buscar algo exactamente igual de simple y ligero. Recuerdo haber probado Evolution y Liferea y programas por el estilo: Eran una mierda y consumian más memoria de la que podía permitirme usar. Despues de mucho buscar, topé con Sylpheed. Un gran programa que, a pesar de las desventajas respecto a Outlook Express (falta de multithreading, no se podían leer mensajes mientras te bajabas el correo), daba la talla bastante bien. Pude, además, hacerme con mi carpeta de correo de Outlook Express importándolo con el cliente de correo de Netscape de Windows, y posteriormente exportándolo con el Netscape de Linux a un formato que Sylpheed podía entender. Desde entonces, y hará 8 ó 9 años de aquello, he utilizado siempre Sylpheed: Su simpleza, ligereza y robustez son exactamente lo que yo deseo, no solo para un cliente de correo sino para cualquier tipo de software.

Hasta ayer. Reflexionando sobre mi matrimonio de hecho con Sylpheed, y sobre la gran calidad de KDE 4.2, una bombillita se encendió en mi cabeza: ¿Y si....y si Kmail fuera en este mil veces mejor que Sylpheed? Rápidamente cruzaron por mi mente las desventajas que Sylpheed ha acumulado:

  • Sylpheed es famoso por ser estable y robusto, gracias a una política de desarrollo conservadora ("cathedral") llevada a cabo y controlada por una sola persona. Eso está muy bien, pero cuando el software tiene desventajas frente a la competencia se trata de un impedimento que acaba relegando al software al rincón de los obsesionados con la estabilidad y a los usuarios conservadores que no quieren arriesgarse -de momento- a migrar de programa, perdiendo de este modo a casi todos los usuarios potenciales a manos de programas quizás no tan a prueba de balas, pero de todos modos muy estables y con características que la gente necesita y no encuentra en el programa "a prueba de balas".
  • Debido a esa política, Sylpheed retrasó enormemente la incorporación de aspectos tan básicos como la migración a GTK 2.0, que solo se hizo cuando ya había un par de forks alternativos del proyecto. Tambien ha frenado la incorporación de ideas útiles, como la gestión de RSS, mejor soporte antispam, la búsqueda tipo Spotlight, etc.
  • De hecho, existe un fork del proyecto, Claws, antiguamente la rama de desarrollo de Sylpheed, utilizada para probar cosas experimentales que periódicamente se iban incorporando a la rama principal. Debido a la progresiva divergencia entre los dos proyectos, Claws se erigió en un proyecto independiente, dejando al desarrollador de Sylpheed a la cabeza de un proyecto que evoluciona muy lentamente. Hoy en día la mayoría de usuarios de Sylpheed se han pasado a Claws, las estadísticas de paquetes instalados de Ubuntu y Debian muestran que se utiliza mucho más, yo mismo he estado utilizandolo en los últimos meses en lugar de Sylpheed, y no recomiendo en absoluto usar Sylpheed teniendo Claws.
  • A pesar de ello, Claws sufre de los problemas de su padre: el diseño sigue careciendo de multithreading completo, por ejemplo.
  • Sus interfaces son poco usables. A pesar de que están basados en GTK, no siguen las reglas de usabilidad de Gnome, ni ninguna regla de usabilidad en particular. Los diálogos son caóticos, llenos de opciones extrañas e innecesarias que aun hoy no logro descifrar. Además, por esa misma razón no está integrado en algunos aspectos con el resto de escritorios.
  • Claws sufre de "pluginitis". En vez de modificar el programa para adaptarlo a los nuevos tiempos, han construido una capa de plugins sobre la que se implementan todo tipo de cosas que faltan al programa: Lector rss, icono de systray, Spam, avisos, visor html....eso está muy bien, pero los plugins siempre son plugins y no se "sienten" completamente integrados en la estructura del programa
  • Tanto Sylpheed como en Claws cascan cuando paso 600 correos de una vez a un script externo que hace cierto análisis con ellos.

A esas razones hay que sumar el hecho, no importante pero existente, de que la vasta mayoría de los programas que utilizo son de KDE, y el aspecto de las aplicaciones GTK es diferente. Además, el uso de un par de programas GTK te obliga a cargar con mil librerías innecesarias.

Asi que me he cambiado a Kmail. Kmail me ofrece varias ventajas, la primera, muy importante, es que gracias a la arquitectura de KDE puedo usar Kmail como cliente de correo independiente o, opcionalmente, usarlo como un PIM con Kontact. Es decir, puedo cambiar entre cliente independiente tipo Sylpheed o PIM tipo Evolution. Pero no solo es eso: Autodetección de las capacidades de seguridad del servidor de correo de Gmail, búsqueda tipo spotlight correctamente integrada, pestañas, carpetas favoritas, ausencia de "pluginitis" (el soporte antispam, por ejemplo, consiste en cuatro filtros de correo que un asistente te crea automáticamente), mayor usabilidad a lo largo y ancho de todo el programa, personalización de la vista de la lista de mensajes de mil formas diferentes, idem para la vista del mensaje en si mismo, soporte de themes, vista de carpetas que opcionalmente puede desaparecer en la parte inferior para dejar más hueco a la vista de mensajes, integración de las contraseñas en el gestor de contraseñas de KDE, unificación visual con el resto de KDE 4.2, cierto soporte decente de multithreading (mejor que el de Sylpheed desde luego), y muchas más cosas que podría citar, pero no es cosa de ensañarse.

Otra forma de resumirlo sería decir que tras probar Kmail, no encontré ningún motivo concreto que me obligara a quedarme con Sylpheed, al contrario, le encontré muchos defectos menores y algunos mayores que me incitaban a usar Kmail. La única desventaja que he notado de Kmail es un uso de recursos algo mayor, no mucho, tan solo algo más que el muy ligero sylpheed. Un precio más que barato para tantas mejoras. Lo que decía del hardware viejo, lo aplico tambien al software: No soy nostálgico, bienvenido sea el nuevo software que me libra de las limitaciones del software anticuado cuyas limitaciones nunca añoraré.

Además de este cambio he sustituido mi histórico xchat por Konversation (lo de este ha sido una mejora bestial) y Thunderbird (lo uso para news) por Knode. Los principales programas no-KDE que me quedan a día de hoy son Firefox (le da mil vueltas a Konqueror, un navegador es algo más que un motor web) y Gimp (aunque me temo que es fácil que este cambie por Krita cuando salga Koffice 2.0).

8 comentarios:

  1. Traidor, ¡¡¡cómo estas abandonando las aplicaciones GTK!!!

    Por supuesto, es broma, usa lo que quieras. A mí las aplicaciones de KDE no me gustan porque me parecen demasiado sobrecargadas.
    Cosa que es una pena ya que KDE4.2 es mucho mejor que GNome, XFCE,...

    ResponderEliminar
  2. Buen cambio, jeje, felicitaciones.
    Hay algunos proyectos de navegadores (que sean solo navegadores web), mucho mas intuitivos, para cuando salga qt4.5 tendrán un mejor motor, openSUSE piensa cambiar a Konqueror por Arora como navegador predeterminado en KDE, en caso de que el proyecto llegue a ser mas decente, va por buen camino, y están empezando a hacer uno que se llama reKonq, que ese si sería un navegador KDE (Arora es Qt).
    Tal vez con eso dejemos de depender de GTK, o sino, aunque es mas difícil, sería bueno que terminen de portar Firefox a Qt. Yo también uso KDE y Firefox y molesta un poco.
    Muy buen blog, saludos!

    ResponderEliminar
  3. Yo ahora mismo soy de Gnome (Ubuntu a secas) y uso para el correo Thunderbird. Pero sí que es cierto que he dicho que a KDE 4 le voy a dar una oportunidad con todo lo que conlleva. En cuanto salta Ubuntu 9.04 me bajeré Kubuntu 9.04 con KDE 4.2 y probaré y probaré.

    Lo único es que en mi Pentium IV a 2 GHz va un poco lento el 8.10, no sé que tal irá la siguiente. Pero, por supuesto, habrá que probar.

    Y lo de GIMP (es que me gusta meterme con él :)) no tiene nombre. Yo, aunque Krita está limitadísimo al lado de GIMP, es mucho más sencillo de usar. Vamos, GIMP, para mí, es el peor software de Gnome en cuanto a usabilidad. Y si me dices que saldrá Koffice 2.0, seguro que Krita tiene muchas mejoras.

    En cuanto lo pruebe... comentarios, por supuesto.

    Muy buen blog, por cierto. Hace poco que estas en mi RSS (Thunderbird, por cierto) pero ya eres uno de los fijos. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo4:57 p. m.

    multithreading? acaso eso no es demasiado, no seria mejor usar E/S asincronica? La ultima vez que me fije linux soportaba E/S asincronica para redes.

    ResponderEliminar
  5. Hola,

    Sobre Konqueror; en la próxima versión de Kubuntu piensan utilizar por defecto webkit en vez de khtml.
    Yo lo he estado probando y funciona bastante bien.

    También se han pasado de Konversation a quassel, para depender lo menos posible de las librerías de KDE3.

    Tenéis mas info aquí: https://wiki.kubuntu.org/KubuntuJauntyKDEPackaging

    ResponderEliminar
  6. kmail va a mejorar mucho en cuanto entre akonadi fuerte.

    La lástima siempre es firefox, que a mi me da igual que esté en GTK o en Qt, pero no estaría de más que estuviese más integrado de lo que está.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo11:39 p. m.

    Para mí si no es Konqueror es Ópera, también con qt, que Firefox se dispara demasiado.
    A Kmail lo que no le he pillado en varios meses, aunque tampoco le he prestado mucha atención, es el envío de correos que falla siempre tanto con Yahoo! como con Gmail. Fuera de eso, es un gran cliente de correo.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo2:20 p. m.

    @Autor, posiblemente KDE tenga muy buenas aplicaciones, de hecho las he probado, pero el actual KDE4.2 me parece que sigue siendo una mala opción como escritorio estable, y siempre lleno de "colesterol". No entro en discutir si KDE/Qt es técnicamente mejor, pero no siempre lo mejor es lo que nos sirve.

    No deseas ser nostálgico y quedarte anclado en herramientas antiguas, pero parece que te quieres casar de lleno con KDE. Esta idea me parece errada.

    En el momento que no estés contento con KDE, por la razón que sea, te tocará migrar todas tus aplicaciones a otro entorno de escritorio (DE). No tiene por qué ser Gnome. Utiliza las aplicaciones porque resuelvan tu trabajo no porque sean de tal o pascual. Los DE integran muy bien sus aplicaciones, pero también te atrapan.

    ResponderEliminar