8 de agosto de 2007

Al final teníamos razón

Pues al final que teníamos razón. Todos los que decíamos que Vista se había terminado rápido y mal, que tenía demasiados fallos para una versión final, que había que esperar al SP1 por fuerza, no nos equivocábamos. Se nos acusó de anti-microsoft, de tergiversar, de exagerar, y Microsoft por su parte sacó la argumentación políticamente correcta de que Vista era un producto estable y de buena calidad.

Ahora sabemos que teníamos razón, que no eran exageraciones absurdas todos esos rumores, que Vista daba argumentos reales a todas esas quejas. Sin duda, muchos aprovecharon esos argumentos para llamar al catastrofismo, pero eso no invalida los hechos, que han quedado demostrado al haber sacado Microsoft no una, sino dos actualizaciones con "mejoras del rendimiento y la fiabilidad": Esta y esta, en concreto.

En principio no son un SP, son lo que dicen su nombre: un "pack de mejoras" etc etc. Pero objetivamente contienen los mismos tipos de parches que cabría esperar en un SP. Es decir, se trata de un SP encubierto. Un conjunto de parches para arreglar el correspondiente conjunto de fallos que, por su gravedad, no pueden esperar a un SP. Y como serán de graves para no poder esperar a un SP (aparte de los SP, Microsoft solo suministra actualizaciones de seguridad mediante windows update, casi nunca fallos críticos).

Es obvio que con estos parches Microsoft quiere que Vista se quite de encima esa fama de inestable y de que "se necesita esperar a un SP" para empezar a usar un producto de Microsoft. Pero como acabamos de razonar, esa fama está plenamente justificada en este caso. Está muy bien que Microsoft parchee Vista y quiera estabilizarlo, pero no es de recibo que despues de esto pretendan que la industria se crea que todos los fallos de Vista se han solucionado.

La lista de fallos que se corrigen confirman lo que digo: inestabilidades en la gestión de memoria, pérdidas de memoria, corrupción de archivos, extrema lentitud (este es el problema más famoso de Vista, que ya se detecto y se reportó en numerosas ocasiones durante las betas y que no fue corregido en la versión final, lo cual da otra pista del control de calidad que se llevó a cabo) al copiar archivos en red, cuelgues, parones. El subsistema de video, rediseñado en Vista, parece haber sido víctima de varios de esos fallos críticos. Parecen confirmar que, como se decía, es evidente que el desarrollo de esta versión de Windows ha sido más caótica y precipitada de lo que debiera y que la calidad final del producto se ha resentido por el deseo precipitado de querer sacarlo y mejorar los resultados fiscales, que empezaban a resentirse por la falta de ventas.

De momento, estos parches se pueden descargar, pero no se meten a través de las actualizaciones de Windows Update de momento: eso se hará más tarde, según Microsoft. El objetivo de que se vaya a esperar un tiempo para meterlo en Windows Update solo puede ser que no esten seguros de que estos parches no vayan a causar problemas. ¿Tan pobre está siendo el control de calidad en Vista para que no se atrevan a exponerlos al público masivamente, como hacen con los parches de seguridad? Francamente, todos estos síntomas no dan confianza alguna en Vista, más bien contribuyen a crear desconfianza. Despues de todo esto, ¿quien es el loco capaz de lanzarse a usar Vista sin esperar al SP1?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada