17 de octubre de 2007

Es lo que tiene corromper comités de estandarización

Parece que el esfuerzo de Microsoft de influenciar a la organización ISO para que les aprueben su estándar OOXML está teniendo algunos efectos secundarios muy curiosos. En concreto, parece ser que esas estrategias han conseguido la paralización de parte de la ISO. ¿Que cómo?

Pues porque la estrategia de Microsoft de aprobar el OOXML a toda costa hizo que varios cuerpos de estándares nacionales y organizaciones por el estilo, se unieran "de repente" a la ISO. Y semanas antes de la votación final de OOXML, varios de esos cuerpos cambiaron su status dentro de la ISO de O (Observador) a P (Principal). Casi todos los incorporados votaron a favor de OOXML, por cierto. El caso es que el 'status' que un votante tenga es importante: Hay reglas, y el voto de los P tiene más peso a la hora de votar. Por ejemplo: Para que una votación salga adelante, tienen que haber votado al menos un 50% de los miembros con status P. A favor, en contra, o absteniendose (si les importa un carajo la votación, parece que lo normal es votar abstención y punto). Y si no llega al 50%, la votación no es válida, ni es a favor ni en contra, se queda paralizada.

Pues bien, resulta que casi todos esos nuevos miembros P que con tantas ganas y prisas se habían unido al comité de votación ISO para llegar a tiempo a votar sobre OOXML (a favor casi todos, casualmente) están pasando totalmente de todas las nuevas votaciones que se están celebrando. Como consecuencia, las votaciones no están llegando al 50% requerido. Como consecuencia, esas votaciones se están paralizando. Como consecuencia el comité, que parece ser bastante importante y celebra continuamente votaciones sobre asuntos que influyen decisivamente en la industria mundial, está paralizado, según uno de sus responsables. Ni tan siquiera están votando abstención, que permitiría que la votación continuara su curso.

En otras palabras, ni tan siquiera conocen las reglas de votación del comité al que querían unirse, ni les importa una mierda que se aprueben o se dejen aprobar otras cosas. La consigna era: Si a OOXML, a toda costa. Al menos nos queda el consuelo de que toda la pasta que se han tenido que gastar para montar todo esto, terminó en papel mojado con la votación en contra de OOXML.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar