24 de enero de 2008

Cheney, o el fascismo bien entendido

El vicepresidente Dick Cheney no está contento con las capacidades de espionaje del gobierno estadounidense en Internet. Asi que apuesta por crear leyes que violen aun más los derechos de los ciudadanos.

Y es que por lo visto, las leyes de EEUU de espionaje -perdón, vigilancia electrónica- actuales son temporales. Eso implica tener que ir renovandolas cada vez que expiran, un problemón. Pero Cheney es un chico moderno y, sobre todo, práctico. Por algo estara donde está. Por eso solo él podría dar con la solución: Puesto que las leyes de espionaje -perdón, vigilancia- actuales son temporales...¡hagamoslas permanentes!: "Fighting the war on terror is a long-term enterprise that requires long-term, institutional changes." Según Cheney, debería una ley que permitiera al gobierno espiar -perdón, vigilar- continuamente a los ciudadanos en busca de malvados miembros de AlQaeda.

Pero no se queda la cosa ahí. Cheney pide tambien que se indulte con caracter retroactivo a todas las empresas de telecomunicaciones que han colaborado desde el 11 de Septiembre de 2001 con el gobierno en la ardua tarea de espionaje -perdón, vigilancia- para mantener a los Estados Unidos libre de atentados. Yo propondría que además se les de una medalla por los invaluables servicios prestados a la nación; y es que por lo visto, estas empresas están amenazadas por "docenas de denuncias", porque en su desinsteresada colaboración con el Gobierno se han visto obligadas, sin duda muy a su pesar, a ceder datos personales de sus clientes. Esta petición de indulto retroactivo de Cheney tiene una interpretación legal muy interesante: Significa que hay empresas que han incumplido efectivamente la ley vigente a petición del gobierno, de ahí la imperiosa necesidad de la retroactividad.

Por supuesto, Cheney no se preocupa solo sobre el pasado: La nueva ley tambien debería estar preparada para que las empresas de telecomunicaciones puedan saltarse a la torera la privacidad de los usuarios en el futuro. Y es que Cheney argumenta que estas empresas son parte indispensable de los programas de espionaje -perdón, vigilancia- del gobierno: "The intelligence community doesn't have the facilities to carry out the kind of international surveillance needed to defend this country since 9-11. In some situations, there is no alternative to seeking assistance from the private sector. This is entirely appropriate."

Esto, como pueden ustedes imaginar, es un golpe bajo para el socialismo económico. Incluso a la hora de espiar -perdón, vigilar- a los ciudadanos, el gobierno y la burocracia del FBI son incapaces de hacerlo bien, hay que recurrir al sector privado para hacerlo con eficiencia. Porca miseria.

2 comentarios:

  1. FAQsimil7:40 p. m.

    Hey Diego, no le cambies el sexo al pobre Dick. Ademas su nombre deberia darte alguna pista XDDD.

    --
    La primera regla de seguridad es NO trabajar con cuenta de Administrador

    ResponderEliminar