28 de enero de 2011

¿Hasta dónde llegará la App Store para Mac?

En la trilogía que hice sobre tiendas de aplicaciones, un servidor predijo (con acierto: permítanme regodearme por una vez en uno) la futura extensión de la App Store de Apple a los Macs. Tampoco era difícil de adivinar: Los linuxeros sabíamos que eso de descargarse aplicaciones de Internet como un archivo mediante el navegador era una reliquia del pasado. Recordemos ahora que se nos dijo que, hasta que Linux no pudiera hacer lo mismo, no estaría preparado para la gente normal: ja-ja.

Dado que en el universo Linux hemos tenido "tiendas de aplicaciones" desde hace tiempo inmemorial (y el Ubuntu Software Center es bastante bueno), todo esto no nos importa demasiado. Pero no está de más preguntarse qué ocurrirá en un sistema operativo con una base de software más extensa y con una fuerte presencia de software privativo, como lo es la Mac App Store.

De momento, Apple no ha proporcionado mucha información sobre las ventas. Sin embargo, las compañías que venden software para Mac si que han dado algunos datos, y son como para dejar a cualquiera con la boca abierta: Pixelmator dice que ha ingresado 1$ millón en 20 días, Autodesk dice que ha vendido en 3 semanas el doble de copias de SketchBook Pro de las que esperaban para todo el año. RealMac vendió 5.000 copias de sus programas en dos días. Evernote ha doblado el número de nuevos usuarios. Hasta Microsoft esté pensando vender Office para Mac a través de ese canal. Por mucho HTML5 que uno se eche a la cabeza, está claro que la programación "tradicional" para escritorios está más viva que nunca, al menos en Mac. Por no decir que está viviendo una nueva edad de oro.

¿Por qué el simple hecho de pasar a vender mediante la App Store hace que las cifras se disparen? En su día ya se contó aquí la teoría económica. Por muchas y muy buenas aplicaciones que haya, por mucha gente que esté dispuesta a pagarlas, no habrá un intercambio comercial sin un mercado, sin un lugar donde la oferta y la demanda se vean cara a cara, como en una tienda cualquiera. El pago mediante tarjeta de crédito o paypal ya se usa mucho, pero deja mucho que desear frente a la alternativa de tener ante tus ojos un catálogo descomunal de aplicaciones, hacer click, y dejar que Apple se encargue del resto. Para mucha gente es más cómodo hacer click, pagar algunos euros por una aplicación cutre (o 200€ por una buena) y ser legal que molestarse en crackear, del mismo modo que muchos prefieren comprar música en iTunes a pesar de que podrían descargarla del emule. A más facilidad para "mercadear", mas ventas. Y puesto que los programadores ganan más dinero, se esfuerzan más por competir y programar cosas interesantes.

Ahondando en la herida, uno ve todos estos datos, y no puede evitar comparar y hacerse una idea de la enorme oportunidad que está perdiendo Microsoft, y del elefante inútil en el que Steve Ballmer lo ha convertido. Si Apple es capaz de tener éxito con una cuota de tan solo 1/10 de los ordenadores personales de EEUU (en otros países menos aun), ¿cuál sería el éxito de una buena tienda de aplicaciones para Windows? Atronador, pero visto lo visto tendremos que seguir esperando para comprobarlo. Lo peor de todo es que, aunque muchos no lo sabrán, Microsoft ya inauguró una tienda de aplicaciones...¡en 2004!

La interfaz era mala, la integración con Windows deficiente, en Vista era tan sólo una aplicación más del menú de inicio, y no estaba disponible para todos los países. En vez de mejorarla, Ballmer prefirió dedicarse a envidiar a Apple e inaugurar unas cuantas tiendas físicas (gran idea para una empresa de software, montar tiendas retail en las que se vende hardware de tus partners y copias legales del SO más preinstalado y crackeado del mundo). Luego, un buen día de 2008, decidieron cerrar Windows Marketplace y sustituirlo por la Microsoft Store, con casi todos los mismos fallos que la anterior. Y ahora siguen planeando una nueva tienda para Windows 8, que verá la luz vaya a saber usted cuando. Luego dicen por ahí que Steve Jobs es un genio, pero siendo realistas los competidores se lo han puesto bastante fácil.

7 comentarios:

  1. ¡Que grande! No recordaba el Windows Marketplace xD

    ResponderEliminar
  2. Ambas corporaciones son igual de pérfidas, pero Apple tiene un glamour y un toque de excelencia que Microsoft no tendrá jamás, y eso tiene mucho tirón...

    ResponderEliminar
  3. El campo de distorsión de la realidad de Jobs en funcionamiento: no nos olvidemos de Softonic (vía web), o las tiendas de aplicaciones para alojamientos :)

    Para mi hay una diferencia fundamenta entre el centro de software de Ubuntu y similares, y las App Stores de Apple, y es que Apple siempre está sugiriendo nuevos programas. Hace una labor de búsqueda y promoción de novedades que está ausente en los instaladores de Linux. Por otra parte, tendríamos que preguntarnos si el modelo de App Store tiene cabida en las distros. ¿Y si fomentáramos que los usuarios finales soportaran parte del desarrollo de los programas? Haría más atractivo el desarrollo de software libre, más allá del modelo "sé mucho de esto, contrátame si quieres alguna modificación".

    ResponderEliminar
  4. Anónimo8:04 a. m.

    Oh si, resulta que los repositorios de software de Linux son la base de la tienda de aplicaciones de Apple. Sin embargo, Apple sabe hacer las cosas bien, usando el modelo de código cerrado para centralizar no solo sus respectivos SO, sino que también para crear un sistema solido, confiable, y sobre todo redituable, que permite una comunicación mas sencilla entre clientes y desarrolladores.

    Eso nunca lo veremos en Linux.

    Y es que IMHO no son lo mismo. Los repositorios en Linux es un sistema desastroso. Cada distro tiene un grupo que desarrolladores que empaquetan y mantienes varios repositorios para varias versiones de la misma distribucion, por que resulta que no hay comunicacion con Upstream y Downstream, y hay falta de estandares respecto a librerias, entornos y paquetes. Sumado a la falta de estándares en API y ABI y tenemos una falta de organización total.

    Incluso en Windows, que carece de un sistema parecido, resulta que es mas fácil crear, empaquetar y publicar una aplicación.

    Pues siéntanse bien que Apple tomo el sistema de repositorios. Si eso los mantiene contentos y conformes.

    ResponderEliminar
  5. El éxito de la AppStore para Mac no se reduce solo a una buena puesta en escena. Es más cuestión de filosofía. Los usuarios de Mac estamos proporcionalmente má dispuestos a pagar por lo que consumimos que los usuarios de PC. ¿El motivo? Pues puede ir desde por el hecho de que se trate de máquinas más caras enfocadas a un cliente con mayor poder adquisitivo, hasta por el concepto de "agradecimiento" al desarrollador pagando por una aplicación que te es útil. Ojo también a los precios. Pagar 12€ por iPhoto o 35 por Pixelmator está muy bien. Pagar 100€ no.

    Así que se nos juntan 3 conceptos: Consumidores de alto poder adquisitivo, que saben y quieren agradecer el trabajo del desarrollador y muy buenos precios. A estos le añadimos una interfaz clavadita a la ya exitosa iTunes y la facilidad de compra.

    Sin entrar a revisar los modelos de MS o el de Ubuntu (que cada vez intenta parecerse más al de Apple), creo que tendríamos que hechar un ojo a Google y al Market de Android. En breve se extenderá a tablets y, si bien veo a Chrome OS como al Wave de los sistemas operativos, no puedo dejar de pensar en que se podría hacer algo distinto si ligamos íntimamente un SO de escritorio al Market y a los servicios de Google.

    Ubuntu enfoca a ese camino, pero no va lo suficientemente rápido ni lo hace lo suficientemente bien. Con el Software Center no he tenido más que malas experiencias y los servicios nunca me han funcionado bien del todo.

    ResponderEliminar
  6. Para mí lo más reseñable de la AppStore ha estado en los precios. Aplicaciones de Apple como iLife o iWorks estaban mucho más baratas que en "retail" y además se podía comprar sólo la parte que interesaba. También ha servido para que la gente se haga con alguna aplicación gratuita que no conocía.

    Creo que para los desarrolladores de software privativo las tiendas de aplicaciones han sido todo un avance, por el tema de poder vender a un precio más bajo pero beneficiarse de ventas masivas.

    Eso sí, el enlace a la AppStore ha reemplazado al que existía para conocer software existente para MacOSX. Antes aplicaciones como OpenOffice eran visibles y ahora no (al igual que aplicaciones privativas importantes). La AppStore permite encontrar alguna aplicación interesante a mejor precio, pero como escaparate del software que puede correr en un Mac es bastante pobre.

    ResponderEliminar
  7. juanman5:45 p. m.

    Anonimo: AppStream parece ser un gran avance para simplificar y unificar la instalacion de programas en las distintas distros, por lo menos de cara al usuario...

    http://distributions.freedesktop.org/wiki/AppStream

    ResponderEliminar