18 de febrero de 2012

OS X 10.8: cambia despacio, que tengo prisa

Apple por fin ha publicado algo de información concreta sobre Mac OS X 10.8, que saldrá a la venta dentro de unos meses. Dado que Apple es la compañía a la que mejor se le da pulir, abrillantar y poner el lacito a su sistema operativo (sobre todo poner el lacito, dirán algunos), merece la pena comentarlo.

Lo que quizás sorprenda de 10.8 es que, en realidad, no hay mucho que comentar en cuanto a novedades tecnológicas, algo que ya de por si dejan entrever en el nombre escogido: "Mountain Lion", reutilizando el nombre de la versión anterior, al igual que hicieron con 10.5-Leopard -> 10.6-Snow Leopard (aunque en este último caso había novedades internas). Todo lo publicado por Apple confirma que se trata de una refinación de 10.7 Lion. Ni tan siquiera las páginas de propaganda de Apple, aficionadas a vender tonterías como "features", tienen nada especial que contar. Las únicas grandes novedades son ports de cosas de iOS.

Esto último dudo que vaya a cambiar, Apple sólo tiene ojos para el iPhone/iPad. Sin duda, Steve Jobs se aseguró de que su idea de la era post-PC comenzase dentro de Apple, así que no es sorprendente que las grandes novedades aparezcan primero en iOS y luego se adapten sin prisas a OS X.

Sin embargo, el hecho de que se trate de una refinación no quiere decir que no sea interesante. Apple es una compañía cuya especialidad no es inventar grandes tecnologías, sino saber refinar, pulir e integrar todo como Dios manda. Una tarea que nunca se valora lo suficiente (cuando no se desprecia directamente). En ese sentido, esta versión de OS X no sólo es importante, sino que quizás sea una de las más importantes.


iCloud

Concretando más, me refiero a iCloud (aunque, insisto, no hay nada que no se conociera ya en iOS 5). Si el futuro de la informática es que todo o casi todo converja hacia esa cosa llamada nube, y no encuentro razones para pensar que no sea así, necesariamente OS X 10.8 es una versión muy importante. 10.7.2 ya incluyó soporte de iCloud, pero es en 10.8 cuando la convergencia hacia la nube es notoria y definitiva: login en el equipo con cuenta de iCloud y replica de documentos y datos de aplicaciones en la nube, disponibles a partir de ese momento en cualquier otro dispositivo Apple que utilice ese mismo Apple ID. La mejor prueba de que han decidido incrustar iCloud en la médula del sistema operativo son las modificaciones en los diálogos de abrir/guardar archivos de ciertas aplicaciones, que incluyen un botón para acceder al espacio de almacenamiento de iCloud. Teniendo en cuenta que en Apple discuten por cada pixel modificado, que añadan algo así es muy notorio.

No sé si esto parecerá interesante, pero puesto en contexto tiene su aquel. ¿Se acuerdan de Chrome OS, esa distro de Google que consistía en poner al navegador Chrome a pantalla completa, y que pretendía traernos la utopía de la nube combinando las mejoras de HTML5 con una web store para Chrome? Bien, pues OS X 10.8 lo ridiculiza enormemente. Mientras que Google depende de la evolución de los navegadores para conseguir que todo sea una página web, Apple ha decidido utilizar su capacidad de controlar cualquier aspecto de sus productos para combinar aplicaciones nativas y nube. El resultado es que Apple esta logrando materializar la utopía de la nube con infinita más limpieza y racionalidad que quienes aspiran a hacerlo exclusivamente a través de los navegadores. ¿Independencia de plataforma? Eso es algo que sólo necesitan los que no tienen plataforma.

Y si, esto de la nube no es tan nuevo, existen otros servicios de sincronización con nube. Dropbox, Windows Live Mesh -que será parte de Windows 8, incluyendo login con Live ID- o, sin ir más lejos, Ubuntu One. La diferencia es que, de cara a los desarrolladores de aplicaciones de terceros que desean añadir "soporte de nube" (si, es una expresión horrible, pero está aquí para quedarse así que acostúmbrense), iCloud está bien integrado con el resto de APIs de Cocoa, y es una parte esencial del sistema. Puede que en otros campos iCloud sea peor o inexistente a las alternativas (no permiten crear aplicaciones de servidor como App Engine o Amazon), pero el caso particular del usuario, sus datos, y los datos de sus aplicaciones está cubierto.

Tecnológicamente nada de esto es nuevo, sólo lo es el hecho de haberlo integrarlo bien a través de todas las capas del sistema operativo.


Gatekeeper

Gatekeeper es algo que a todo usuario de Apple le debería causar una mezcla tranquilidad y de terror, y no sólo por el parecido de su icono con el de Security Essentials. Consiste en incorporar de iOS la capacidad de restringir el uso de aplicaciones a las instaladas mediante la App Store, es decir, de restringir la libertad de instalar lo que uno quiera y dejarse en manos de la censura de Apple. En realidad se trata de una versión descafeinada, ya que en las preferencias de seguridad se puede desactivar. Sin embargo, viendo la actitud de la empresa respecto a este asunto en iOS, no me cabe ninguna duda que a ellos les encantaría eliminar esa opción, y no descarto que si pueden, lo intentarán.

Por otra parte, uno tiene que ser realista y reconocer que este sistema de control tiene algún sentido. Dejando aparte los fallos de seguridad, a grandes rasgos hay dos maneras de prevenir la ejecución de software maligno: Listas blancas, y listas negras. El mundo Windows y sus antivirus son, esencialmente, una historia de como intentar librarse del software maligno mediante listas negras (en parte explícitas, en parte determinadas por heurística). El control de instalación de Apple es por contra una lista blanca. Es innegable que esto tiene ciertas ventajas de seguridad y desde luego es más deseable que un antivirus, ese software odioso que quema CPU y disco inútilmente (no les quepa duda de que los fabricantes de antivirus odian a Apple).

Pero ha de quedar claro que no existe absolutamente ninguna excusa para impedir desactivar este sistema temporalmente para instalar lo que a uno le apetezca - el sistema de OS X 10.8 es, de hecho, maravillosamente ideal (incluso hay un modo intermedio en el que además de la App Store admiten soporte de programas firmados con una ID de desarrollador Apple), y espero que no lo cambien jamás.

Por cierto, si se han fijado en los iconos antes mencionados, uno tiene verjas, el otro ventanas.


Air Mirroring

La otra gran novedad digna de mención es el AirPlay Mirroring, algo muy ingenioso: consiste en exportar el escritorio en tiempo real a la televisión en vídeo HD vía Apple TV. Un invento que tiene la sospechosa capacidad, muy comentada ya en iOS 5, de permitir a Apple entrar a competir como plataforma de videojuegos, pero que de todos modos es muy útil para presentaciones y cosas así.

Por cierto, a ver si Shuttleworth se anima e implementa este tipo de integración entre su Ubuntu TV y escritorio. Que parece mentira, pero es que poder hacer este tipo de cosas es la salsa de la vida.

7 comentarios:

  1. Respuestas
    1. No sé en qué sentido lo preguntas, pero casi seguro que la respuesta es no.

      Eliminar
    2. Hablar bien de Apple no está de moda y menos si hablas de software libre y Linux xD

      Eliminar
    3. Eso siempre había sido así, pero veo que ahora va a más. Pues se van a tener que fastidiar.

      Eliminar
  2. Anónimo7:11 p. m.

    Como los de 1040 son fanaticos de apple, supongo que por eso...

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1:33 p. m.

    'Por cierto, a ver si Shuttleworth se anima e implementa este tipo de integración entre su Ubuntu TV y escritorio. Que parece mentira, pero es que poder hacer este tipo de cosas es la salsa de la vida. '

    Bueno, algo asi

    http://www.ubuntu.com/devices/android

    ResponderEliminar
  4. Buen post, gracias por la información.

    ResponderEliminar